top of page

Calificadora canadiense ratifica grado inversor de Uruguay con perspectiva estable

La agencia destacó la “resistencia” de la economía a varios “shocks”, entre ellos la sequía. También valoró, en el frente fiscal, la aprobación de la reforma de la seguridad social


La agencia canadiense DBRS Morningstar  este lunes mantuvo la nota de la deuda soberana uruguaya en BBB, con perspectiva estable. Esta calificación está un escalón por encima del mínimo del grado inversor.


Para la evaluación positiva, la calificadora destacó que la economía uruguaya ha “resistido relativamente bien varios shocks económicos recientes”.


El comunicado oficial recuerda que entre el último trimestre de 2022 y el primer semestre de 2023, la economía experimentó una contracción de la producción agrícola derivada de una grave sequía, la debilidad económica de la vecina Argentina y la desaceleración de la demanda externa.


“Sin embargo, la economía uruguaya parece encaminada a recuperarse, respaldada por una recuperación de la producción agrícola y un mercado laboral sólido”, dice el texto.


Por otro lado, sostiene que “las predecibles políticas macroeconómicas y las sólidas instituciones de gobierno contrarrestan los moderados niveles de productividad del país, el parcialmente dolarizado sistema financiero y la limitada profundidad financiera”, señaló.


La agencia agregó que las reformas recientes, como “las mejoras al marco fiscal” y la aprobación de la reforma de seguridad social, “han fortalecido las finanzas públicas del país, y la trayectoria deuda-PIB parece sostenible durante el horizonte de pronóstico”.


La deuda uruguaya cuenta con nota de grado inversor por parte de las cinco calificadoras de riesgo. Las agencias R&I y S&P la colocan dos escalones por encima del mínimo (BBB+) con perspectiva estable, mientras que Moodys (Baa2) la ubica un escalón por encima del mínimo con perspectiva “positiva” En tanto, Fitch Rating también la ubica en el mismo nivel (BBB) con perspectiva estable.


La agencia canadiense menciona,  en base a proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que el crecimiento esperado para el Producto Interno Bruto (PIB), es de 1% para 2023, y del 3,3% en 2024.


Agrega que la inflación se ha moderado desde su máximo, “ayudada por la postura de política contractiva” del Banco Central.


“Las cuentas externas de Uruguay no presentan desequilibrios claros. Además, las amplias reservas de divisas, la gestión conservadora de la deuda pública y la sólida regulación del sistema bancario refuerzan las defensas de la economía ante nuevos shocks”, señaló DBRS.




O Resumo Semanal - Edición Nº 576 - 23 de Noviembre

Fuente: elobservador.com.uy 20.11.2023

3 visualizaciones
bottom of page