Construcción: uno de los grupos industriales más grandes del mundo adquirió una empresa uruguaya

Saint-Gobain se hizo con la sociedad Premezclados Uruguay con el objetivo de continuar su desarrollo en América Latina 

El trabajo de la empresa en el país se suma bajo el cargo de Mariano Bo y Javier Gimeno

Uno de los grupos industriales más grandes del mundo adquirió a una empresa uruguaya con el objetivo de continuar su desarrollo en América Latina. La empresa de origen francés, Saint-Gobain, compró la sociedad Premezclados Uruguay, dedicada a desarrollar, fabricar y comercializar morteros, revoques y pastinas desde su marca Urumix.


Con esta operación, la francesa incluye uno más a la lista de países en los que tiene presencia y logra intensificar sustancialmente la participación en el mercado nacional al que sus representantes describen como “con alto nivel de sofisticación y alto potencial de crecimiento”.


El trabajo de la empresa en el país está  a cargo de Mariano Bo, director ejecutivo de la empresa en Argentina, Chile, Perú y —ahora—, Uruguay y Javier Gimeno, director ejecutivo en toda América Latina.


Mariano Bo cuenta con más de 30 años de expertise en la industria de la construcción, y cumple su rol en Saint-Gobain desde hace dos años. 


Mariano Bo


Javier Gimeno ingresó en la empresa francesa en 1990, y desde entonces ocupó diferentes puestos de dirección. En 2019 se convirtió en el director ejecutivo para Asia-Pacífico, y en julio del año pasado asumió el liderazgo de la empresa en América Latina.


Javier Gimeno


Sobre la adquisición de la sociedad uruguaya y el desarrollo de la empresa en el país, hablaron los representantes de Saint-Gobain. A continuación, un fragmento de la entrevista con Café & Negocios.


Saint-Gobain está ingresando al mercado uruguayo ¿por qué lo eligieron para el desarrollo de la empresa? 


Javier Gimeno: La primera razón —aunque parece obvia—, es porque no estábamos y teníamos que estar. Saint-Gobain tiene una fuerte presencia en América Latina. De hecho, estamos desde hace muchas décadas en esta región del mundo con una presencia muy importante en países como Argentina, Brasil y Chile. Había un hueco que cubrir, y era Uruguay.


Además, Uruguay tiene un mercado interesante. No es particularmente grande, pero dentro de lo que representa la industria de la construcción de la región es el más avanzado. Y el tipo de soluciones que ofrecemos tiene un encaje óptimo con lo que el mercado uruguayo solicita. 


Entonces la selección del país fue por un doble motivo. Por un lado, nuestra voluntad de expandir la presencia en América Latina. Por otro lado, la adecuación entre la demanda del mercado uruguayo y la oferta que estamos proponiendo. 


¿Cuál es el potencial que ve la empresa para crecer en Uruguay?


JG: El potencial que tiene el país es muy fuerte. Si bien el inicio que tenemos previsto es relativamente modesto, la ambición para el desarrollo en el futuro es importante.


Saint-Gobain ya está presente en el país vía importación. Urumix representa la primera implantación industrial y creemos que tenemos una plataforma a partir de la cual podemos expandir nuestra presencia. La idea en términos cuantitativos es entre los próximos tres y cinco años, multiplicar por 10 o 20 la presencia actual de la empresa en el país. Además, durante este periodo de crecimiento queremos llegar a facturar entre 40 y 50 millones de dólares. 


El ritmo de progreso lo determinará la propia evolución del mercado y las facilidades o dificultades con que nos encontremos en los próximos años.


Es un crecimiento acelerado; muy intenso. 


¿Cómo va a impactar en el mercado uruguayo la entrada de un jugador de la talla de Saint-Gobain?


Mariano Bo: Vamos a ser un generador de actividad, y por tanto vamos a requerir mano de obra especializada. 


La cantidad de mano de obra necesaria se va a determinar en función de dos factores. Por un lado, el crecimiento del mercado. Por otro lado, el volumen que llegue a alcanzar cada una de las soluciones nuevas que proponga Saint-Gobain. Hay soluciones que van a ameritar una instalación industrial y otras que no, pero sí se va a necesitar mano de obra para cubrir el trabajo relacionado con el desarrollo de estas nuevas soluciones.


Nuestra compañía es una muy buena escuela, tiene un programa sólido de entrenamiento interno que le permite a las personas desarrollar su potencial. 


¿Los puestos de trabajo se van a cubrir con mano de obra uruguaya?


MB: Uruguay es un país con un nivel de sofisticación laboral importante en términos regionales, por lo que hay buenas condiciones como para apuntar a un desarrollo local. 


¿Cuáles son las soluciones que tienen previstas para el corto plazo en Uruguay?


MB: América Latina es una región que tiene serios déficits en términos habitacionales, tanto cuantitativos como cualitativos. Uruguay está entre los mejores países de la región, pero no es la excepción por lo que hay un tema para resolver en materia de vivienda. Se necesita tanto un nuevo stock como una adecuación de las existentes a las nuevas exigencias medioambientales. Nuestras soluciones están orientadas al bienestar y a la sustentabilidad. 


La empresa llega a Uruguay tras adquirir a la sociedad Premezclados de Uruguay, ¿cuál fue el motivo para enfocarse en esta empresa?


MB: Las cuestiones de desarrollo industrial no son determinantes en la elección de una empresa para adquirir, lo que buscamos es calidad en los equipos tanto de gestión como de operaciones, y eso es lo que nos pareció muy interesante de la sociedad Premezclados de Uruguay. Además, vimos cómo un diferencial al equipo humano al que la pasión llevó a desarrollar —en muy poco tiempo— una empresa muy sólida en el mercado uruguayo.


JG: Dentro de la oferta que tiene Saint-Gobain, hay una sección especializada en morteros, revoques y pastinas para la construcción (especialización de la sociedad Premezclados de Uruguay). 


Al analizar el mercado uruguayo vimos que este segmento tiene un tamaño interesante y un número de competidores bajo. Nos pareció que había llegado el momento de ser un challenger (desafiador, en español) con respecto al líder actual.


MB: Nuestro primer paso va a ser fortalecer la oferta de soluciones basadas en esa lógica.


¿Encuentran una competencia directa en el mercado uruguayo?


MB: Uruguay es una economía abierta y que con el correr de los años ha incrementado su atractivo para los actores internacionales, por lo que hay presencia de varios en el mercado. Pero es un entorno que nos parece positivo porque nos gusta la competencia, hace que las que las soluciones que las empresas ofrecen mejoren día a día.


JG: Saint-Gobain tiene competidores claramente identificados, pero —cómo tiene una oferta muy amplia— se consideran competidores parciales. Un ejemplo es la empresa de  especialidades químicas Sika, que es un competidor muy presente en el mercado uruguayo con el que vamos a disputar el segmento de morteros. Pero ofrecemos eso y mucho más. 


No existe un competidor que sea capaz de proponer una alternativa global a la oferta de Saint-Gobain, y es una ventaja porque en la propuesta de valor de la empresa está el carácter panorámico que permite responder a los desafíos de la construcción de forma sistemática, sistémica y global. 


¿Tienen más pasos para dar para seguir posicionándose en la región? 


JG: En América Latina nuestro negocio suma casi 200 fábricas,  20 mil empleados y € 3.500 millones. La perspectiva es doblar esas cifras en los próximos tres años porque queremos que se convierta en una región preponderante y si bien su peso importante, creemos que su potencial de crecimiento a futuro —porque una gran parte de nuestras soluciones están infrarrepresentadas en la región— es muy grande.


Estamos en esta batalla a lo largo y ancho de América Latina, incluyendo a gran parte de los países, entre ellos, ahora, Uruguay. 


Proyecto Neptuno


El director ejecutivo de Saint-Gobain en la región remarcó el interés de la empresa por participar del Proyecto Neptuno, al que definió de la siguiente manera: “El desarrollo más importante que se está haciendo en la región”.


Consiste en 80 kilómetros de tuberías a base de acero que van a permitir solucionar problemas de irrigación y acceso a agua potable. 


“Este es un proyecto muy importante lanzado por el gobierno y nos gustaría participar”, sostuvo Gimeno. “Estamos participando activamente en el proceso de cotización para poder obtener ese proyecto”, añadió.


Saint-Gobain se posiciona como el líder en la fabricación de ese tipo de dispositivos que permiten la conducción de agua potable en largas distancias geográficas. “Queremos sacar el proyecto hacia adelante, constituye uno de nuestros primeros objetivos para los próximos meses”, concluyó.




O Resumo Semanal - Edición Nº 516 - 12 de Agosto de 2022

Fuente: elobservador.com.uy 11.08.2022

4 visualizaciones