España podrá extender ayudas de hasta 400.000 euros a empresas en pérdidas por la guerra

La Comisión Europea autoriza a los países a subvencionar con 35.000 euros a negocios agrícolas y pesqueros

Los estragos de la guerra en Ucrania y la escalada sin fin de los precios energéticos han obligado a la Comisión Europea a mover ficha para evitar que la subida de los costes de producción y abastecimiento de las empresas europeas precipite cierres en cadena en el tejido productivo de la eurozona, que todavía se recupera de la pandemia.


Para aliviar la asfixia de las industrias, Bruselas ha accedió este miércoles a flexibilizar el marco de ayudas de Estado, ampliando el rango de subvenciones directas que los Gobiernos podrán extender a las empresas para hacer frente a la crisis.


De esta forma, el Ejecutivo español podrá conceder ayudas de hasta 400.000 euros a los negocios y firmas más golpeados por la guerra y el alza de precios de la energía e insumos. Será decisión del Gobierno de Pedro Sánchez habilitar esos apoyos financieros que correrán a cargo de los Estados.


Además, España también podrá introducir con carácter inmediato subvenciones directas de hasta 35.000 euros a empresas agrícolas, pesqueras y acuícolas.


Electrointensivas

En un escenario de precios energéticos al alza, el impacto entre empresas es desigual. Las factorías siderúrgicas, por ejemplo, afrontan facturas mucho más abultadas, por eso Bruselas permitirá compensar parcialmente los costes adiciones en los que incurran las electrointensivas por las subidas excepcionales de los precios del gas y la electricidad.


La ayuda global por beneficiario no podrá superar el 30 % de los costes subvencionables, hasta un máximo de dos millones de euros llegado el caso, si bien Bruselas apunta que si una empresa incurre en pérdidas de explotación podría requerir apoyos adicionales para garantizar su continuidad, según apunta Europa Press.


Los Estados miembros podrán conceder ayudas por encima de los límites máximos, hasta los 25 millones de euros para los grandes consumidores de energía y hasta 50 millones de euros para las empresas de sectores concretos como el aluminio y otros metales, fibras de vidrio, pasta, fertilizantes o hidrógeno y numerosos productos químicos básicos, según Europa Press.


«Debemos mitigar el impacto económico de esta guerra y apoyar a las empresas y sectores gravemente afectados, y hemos de hacerlo de manera coordinada», ha indicado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.


Otra de las claves es que los gobiernos podrán conceder garantías estatales subvencionadas para velar por que los bancos sigan concediendo préstamos a todas las empresas afectadas por la crisis actual y préstamos públicos y privados con tipos de interés bonificados.




O Resumo Edición Nº 498 - 25 de Marzo de 2022

Fuente: lavozdegalicia.es 23.03.2022

3 visualizaciones