España sufre la peor recesión del mundo después de la de Argentina, según la OCDE

El organismo señala a nuestro país como el de mayor déficit de Europa y augura una contracción del -11,6% en 2020, el doble que en Alemania, y un rebote del 5% en 2021. Cree que el PIB nacional volverá a caer en el cuarto trimestre


El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, y la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño - IGNACIO GIL/ EP


La destrucción de actividad ha vuelto de la mano de la segunda ola y cada vez más organismos alertan de que habrá una recaída en los tres últimos meses del año. El último ha sido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que en sus últimas previsiones económicas mundiales alerta del «fuerte aumento de contagios» en España que, junto a los nuevos confinamientos y demás, provocará «una contracción en el cuarto trimestre». De esta forma, si la institución dibujaba dos escenarios en sus anteriores previsiones, según hubiera o no rebrote, el avance de 2020 permite afinar el tiro y ya augura un solo escenario. Y si bien no se cumplen los peores pronósticos de junio, que recogían una caída de hasta un 14,4% este año ya que la segunda ola no ha sido tan dañina como la primera, España sufrirá la segunda mayor recesión entre los 46 estados analizados por la OCDE, solo superada por Argentina.


Nuestro país recogerá una caída del PIB del 11,6%. Solo Argentina, con las medidas de confinamiento más agudas en el planeta, experimenta una caída mayor, del 12,9% en 2020, mientras que la tercera economía con un mayor desplome será Reino Unido, con un -11,2%. Para el próximo año, la OCDE pronostica para España una recuperación del 5% que será del 4% en 2022.


A mitad de 2020, la economía española había cosechado la mayor caída de la OCDE después de la India, perdiendo más de un 21% de la actividad. Sin embargo, el crecimiento del 16,7% en verano permitió acortar las diferencias, aunque la OCDE resalta que en septiembre el número de turistas era un 87,1% menor al de un año antes, mientras que el gasto con tarjeta de los extranjeros se había desplomado un 65% en octubre. Había mucho por recuperar, una herida que ahora vuelve a abrirse con los confinamientos de otoño. Europa dobla la recesión de EE.UU. La caída este año, así, es la mayor de Europa, siendo el doble que el -5,5% de Alemania y superando a Italia (-9,1%), Francia (-9,1%), Portugal (-8%) o Grecia (-10,1%). El Gobierno prevé una recesión del -11,2% este año y una recuperación del 9,8% en 2021 (con un impacto de 1,6 puntos de crecimiento proveniente del efecto tractor de los fondos europeos).


Europa, de hecho, es una de las zonas más afectadas por la pandemia. La Eurozona se contraerá un 7,5%, el doble que Estados Unidos (-3,7%) y lejos de China, origen de la epidemia y que arroja un crecimiento previsto este año del 1,8%. Se trata del único país que crecerá este año entre los analizados por el organismo.


Las restricciones hunden los servicios

La OCDE augura para España que si se recupera la demanda externa y el turismo, nuestro país experimentará un crecimiento mayor, y constata, eso sí, que la industria está comportándose bastante mejor que los servicios, muy afectados por las limitaciones a la actividad y de movilidad.


«Los indicadores de actividad manufacturera continúan recuperándose, pero los de servicios registraron una caída más pronunciada, debido a las nuevas medidas de contención», resalta.


La salida de los ERTE se frena


En cuanto al mercado laboral, nuestro país tendrá el próximo año la segunda mayor tasa de paro de los países analizados: un 17,4%, solo superado por el 17,8% de Grecia. Para 2020 cree que el desempleo acabará en el 15,8% gracias, en parte, a los ERTE. «El número de trabajadores que seguía en ERTE en octubre representó un 18% del pico de abril. Sin embargo, el ritmo de salida se ha ralentizado, y los trabajadores restantes se concentran en los sectores y regiones más afectados por la crisis», señala.


Entre los riesgos que pueden hundir aún más la economía, la OCDE cita «efectos más persistentes sobre la solvencia de los hogares y las empresas». «Una prolongación de la crisis puede empujar a empresas viables a la insolvencia», concluye la OCDE.


Las nuevas medidas, en palabras de la institución, deben ayudar a los más damnificados por los nuevos confinamientos, reclama la OCDE, además de fomentar el reciclaje formativo entre los trabajadores afectados por ERTE. El organismo, en definitiva, llama al Gobierno a continuar con las medidas de protección, además de aprobar reformas que eleven la productividad y que afronten la «fragmentación» del mercado interno.


Como fuere, el impacto en las arcas públicas se materializará con un déficit del 11,7% este año, del 9% el que viene y del 6,6% aún en 2022, que llevará a la deuda pública a dispararse al 117,3% del PIB este año. Pese al crecimiento, esta seguirá aumentando en 2021 (120,5%) y 2022 (122,4%), mientras no se cierre el boquete en las cuentas públicas. Se trata del mayor déficit de la Eurozona.


Reforma de la Ley de Segunda Oportunidad


La OCDE reclama leyes de segunda oportunidad más amplias para los empresarios que hayan caído en quiebra por la crisis y quieran volver a reflotar su negocio o crear uno nuevo, a través de «la exención de pagar la deuda contraída con los ingresos futuros por la liquidación». Y revela que el Ejecutivo contempla algunas de estas medidas.


«Muchos países ya están reduciendo el tiempo para volver a darse de alta sin obligaciones pasadas a tres años para estar en línea con la Directiva de la UE sobre insolvencia y segunda oportunidad (por ejemplo, Alemania), pero podrían intentar acelerar esta parte de la reforma, lo que puede facilitar las reestructuraciones (por ejemplo, España está considerando esta opción)», abunda la OCDE.




O Resumo Edición Nº 441 - 4 de Diciembre de 2020

Fuente: abc.es 1.12.2020

8 vistas