Europa empieza a dar la espalda a China para relocalizar producción

Ya hay planes en marcha para recuperar autonomía, pero los expertos creen que «la vuelta a casa» no será completa


En el mes de febrero nadie quería reconocer lo obvio: que el apagón de las fábricas chinas dejaría sin combustible a las factorías europeas. Las plantas de montaje de automóvilesen España dependen en buena medida de los suministros del país asiático, por eso la escasez de piezas, como las baterías, entorpeció la cadena de producción. No fue el único sector que se vio obligado a pisar el freno. Un buen número de empresas tecnológicas, también gallegas, tuvieron que buscar de la noche a la mañana nuevos proveedores porque los componentes electrónicos chinos no llegaban, según reconocieron empresarios del polígono de San Cibrao. La historia se repitió cuando la crisis sanitaria arreció y amenazó con desbordar los hospitales. Los españoles se dieron cuenta, con pavor, de que su protección estaba en manos de Pekín.


Dominio manufacturero

El mercado mundial de mascarillas y equipos de protecciónestá copado por proveedores del gigante asiático. Su adquisición se convirtió en una odisea, tanto por la escasez como por los precios astronómicos que alcanzaron. Cuando los españoles se pusieron manos a la obra para garantizar la producción nacional, surgió otro contratiempo: faltaba caucho para hacer las gomas. De nuevo los ojos se volvieron a China. Por eso cuando los laboratorios europeos empezaron a notar la escasez de ingredientes activos (IAP) para dispensar fármacos genéricos, a nadie le extrañó. El país asiático había cortocircuitado la cadena de suministro en la que se había erigido en una pieza indispensable. El problema estriba, según los expertos, en la creciente y desproporcionada dependencia de las manufacturas chinas. Un fenómeno que arrancó con la entrada del país en la Organización Mundial del Comercio a principios del milenio. Por entonces, todavía quedaban talleres textiles y de calzado en España. El déficit manufacturero en términos comerciales era de 655 millones de euros en el 2000. Hoy esa brecha se ha ampliado hasta los 4.361 millones, y sigue creciendo.


O Resumo Edición Nº 416 - 5 de Junio de 2020

Fuente: lavozdegalicia.es 31.5.2020

Tel.: +(598) 2915 33 46

Misiones 1475 of. 104, 11000, Montevideo, Uruguay

  • Blanca Facebook Icono