Fitch ratificó grado inversor de Uruguay y subió a estable la perspectiva de la deuda soberana

La ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, indicó que “la mejora expresa la confianza en las perspectivas de una recuperación económica sostenible y la gestión responsable de las cuentas fiscales”


La calificadora Fitch Ratings ratificó este miércoles el grado inversor de Uruguay al mantener la nota crediticia en BBB- (mínimo escalón), pero mejoró la perspectiva de la deuda a estable, luego de tres años en perspectiva negativa. 


La agencia que ha sido hasta ahora la más dura en sus evaluaciones, sostuvo que la revisión de la perspectiva de Uruguay refleja su resiliencia fiscal durante la pandemia y la mejora estructural en las finanzas públicas.


“Las expectativas de Fitch sobre la evolución fiscal han mejorado, dado el mejor desempeño de la recaudación, menores costos de endeudamiento y una mayor confianza en los planes de las autoridades de consolidación fiscal enfocadas en el gasto”, sostuvo el comunicado oficial


Además, la agencia señaló que las fortalezas del país que sustentan la calificación incluyen “una fuerte estabilidad social y política”, “una campaña de vacunación particularmente exitosa”, así como la “mejora fiscal cíclica y estructural en curso”, y “altas reservas internacionales que sirven de amortiguadores de shocks económicos”. 


Con relación a las perspectivas de crecimiento de la economía, Fitch proyecta una expansión de 3,4% en 2021 (más alto que su proyección anterior). En tanto, para 2022, la calificadora prevé que el crecimiento del PIB se moderará a 2,7%.


En cuanto a las proyecciones fiscales, Fitch estima un déficit del gobierno central (neto del efecto cincuentones) de 4,5% del PIB en 2021, desde 5,8% del PIB en 2020.


Y sobre la evolución del nivel de endeudamiento, la agencia crediticia estima que el mismo bajará a 65% del PIB para fin de 2021, en comparación con el 66.2% del PIB registrado en 2020.


La visión desde el gobierno


La ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, indicó que la mejora de la perspectiva por parte de Fich, expresa “la confianza en las perspectivas de una recuperación económica sostenible, apuntalada en la gestión responsable de las cuentas fiscales y la agenda de reformas contenidas en la Ley de Urgente Consideración que el gobierno está llevando adelante”, según informa el MEF en su sitio web.


“También es un reconocimiento al manejo efectivo de las políticas públicas, tanto sanitarias como económicas y sociales, durante la pandemia, que se refleja en la fortaleza crediticia del país. Somos optimistas que, manteniendo este rumbo, lograremos afianzar el crecimiento con mayor empleo, que es nuestra prioridad”, añadió Arbeleche.


La deuda uruguaya cuenta con nota de grado inversor por parte de las cinco calificadoras de riesgo. Standard & Poor´s (BBB), Moodys (Baa2) y R&I (BBB) la colocan un escalón por encima del mínimo con perspectiva estable, y positiva en el último caso. En tanto, DBRS (BBB positiva) y Fitch Rating (BBB-) lo ubican en el mínimo, con el agregado que está última ahora mejoró su perspectiva negativa vigente desde octubre de 2018.


La prueba de marzo


En otra parte del informe, la agencia señala que la administración del presidente Luis Lacalle Pou “conserva una sólida posición política”, respaldada por una campaña de vacunación exitosa, pero se enfrenta a una prueba en marzo de 2022 cuando se realice el referéndum para derogar 135 artículos de la LUC aprobada en 2020.


“Si se mantiene la LUC, esto podría fortalecer aún más la posición política del gobierno y su capacidad para llevar a cabo reformas y sostener políticas conservadoras durante el resto de su mandato, mientras que la derogación de la LUC podría hacer esto más difícil”, dice el reporte.




O Resumo Edición Nº 489 - 17 de Diciembre de 2021

Fuente: elobservador.com.uy 15.12.2021



3 visualizaciones