Inteligencia artificial: “cosas que parecían tan voladas, hoy están en nuestra vida diaria”

Computación cuántica > “Tenemos que hacer el trabajo hoy para cuando esta revolución llegue”


La inteligencia artificial y el desarrollo tecnológico, está metido en nuestro día a día, cada vez más frecuentemente y con su presencia más desapercibida. En este contexto, su desarrollo es clave para el futuro de los negocios, según evaluaron desde el banco HSBC. Dentro de las innovaciones que se analizan, se encuentra la computación cuántica, que implicaría “un cambio de paradigma fundamental” y que traerá cambios sustanciales.


“Inteligencia Artificial, un concepto basado en la construcción de las máquinas capaces de pensar, actuar y aprender como humanos. ¿Cómo podemos incorporar esta tecnología a nuestro negocio”. Con este párrafo comenzaba la invitación del banco HSBC para participar del webinar Inteligencia Artificial, en el que disertaron Steve Suarez, Global Head of Innovation, Finance & Risk del HSBC, James Whitelaw, en representación del grupo Allianz Global Investors, y el Gerente de Inversiones de HSBC Uruguay, Carlos Saccone.


Suarez se refirió a los importantes cambios que trae consigo la inteligencia artificial y la importancia de administrar la innovación y los riesgos asociados.


Contextualizó que en el banco se realizan diariamente 1,5 billones de transacciones, tiene 40 millones de clientes y cuenta con presencia en 65 países. En ese sentido, señaló que las decisiones que tome la entidad en materia de innovación tendrán impactos muy importantes para el banco, pero también para un inmenso número de usuarios.


Explicó que su trabajo implica intercambiar con los trabajadores del banco para “buscar las mejores ideas” y de esa forma decidir “cuales vamos a implementar, cómo las vamos a implementar y cómo vamos a tener un impacto”. En ese sentido, destacó que muchas de estas innovaciones incluyen a las tecnologías del denominado “machine learning”, es decir, el aprendizaje automático por parte de computadoras. “Ver cómo lo estamos usando y tener todos controles para sacar los beneficios que estamos buscando, para nosotros y para nuestros clientes”, sostuvo.


En este proceso, aseguro que en los últimos cuatro años han recibido de distintos sectores unas 2000 ideas, de las que se sacaron 400 proyectos para ver si esa idea tenía la posibilidad de algo más, 120 de ellas se han implementado de forma satisfactoria y 38 se implementan de forma activa. Suarez aseguró que es un proceso que “lleva tiempo” y que tiene muchos “errores”, pero subrayó que estas “fallas” son fundamentales para la implementación y poder sacar adelante los proyectos.

“Pensando a futuro tenemos que empezar hoy, sino empezamos tarde”, señaló Steve Suarez, Global Head of Innovation, Finance & Risk del HSBC.

Dentro de los cambios a futuro, Suarez señaló que ya se está mirando el desarrollo de la computación cuántica, porque “pensando a futuro tenemos que empezar hoy, sino empezamos tarde”. Complementando su disertación, tomó la palabra Gustavo Ordoñez Sanz, profesional de riesgo analítico, innovación y computación cuántica del HSBC, quien explicó que se trata de “un cambio de paradigma fundamental en cómo se aplica el cálculo en ordenadores (computadoras) y tiene un potencial de desarrollo enorme”.


“Cuando estos ordenadores cuánticos tengan suficiente madurez van a traer cambios sustanciales”, evaluó Ordoñez Sanz, agregando que los actuales sistemas de encriptación, que por ejemplo protegen las cuentas y la información, “van a tener que cambiar” porque estos ordenadores pueden romper con esas encriptaciones. “En HSBC estamos haciendo investigaciones (…). Tenemos que hacer el trabajo hoy para cuando esta revolución llegue”, subrayó el profesional.


Alma de robot

James Whitelaw, de Allianz, enfocó su presentación en los cambios que trajo consigo la inteligencia artificial y como “cosas que parecían tan voladas, hoy están en nuestra vida diaria”.


De acuerdo a sus estimaciones, para el año 2030, es decir, en tan sólo nueve años, la contribución de la inteligencia artificial al crecimiento económico mundial alcanzará los 15,7 billones de dólares, lo que equivale a todo el PIB de China e India de forma conjunta.


Explicó que hay cambios con los cuales ya convivimos, como puede ser los algoritmos de Netflix o Spotify, el reconocimiento facial en diferentes dispositivos, el transporte de aplicaciones como Uber, las compras en tiendas on line, entre otra infinidad de actividades donde la tecnología está presente. También hay aplicaciones que comienzan a tener una relevancia cada vez mayor en nuestras vidas y puso el ejemplo de la plataformas de videoconferencias Zoom, que “hace 14-15 meses no conocía de su existencia” y ahora es la principal forma de comunicación con el trabajo, pero también de interacciones sociales cotidianas. De igual forma, la tecnología está cambiando los modelos productivos y por ejemplo ahora es común ver tractores que funcionan de forma automática.


La pandemia generó un cambio significativo en nuestras formas de relacionamiento, consumo y producción, adelantando cambios que iba a llevar años a tan solo una “cuestión de días”. Ello se observa a nivel de negocios en el incremento de las cotizaciones de los índices bursátiles asociados a la inteligencia artificial, que han duplicado en crecimiento al índice S&P de las 500 principales compañías de EEUU.

“No sé qué va a pasar mañana, lo que va a pasar en un mes o en un año, pero lo que puedo garantizar, es que difícilmente demos un paso para atrás en tecnología o dejar de usar estos aparatos. Cuando vemos las inversiones vemos que hay un diferencial muy grande”, reflexionó Whitelaw.


“Jugar el partido y no verlo desde afuera”

En cuanto al impacto de la pandemia, James Whitelaw evaluó que la letra que mejor le queda a la evolución de la recuperación no son la “V”, la “U”, la “L”, ni la “W”, sino que la letra que mejor se ajusta es la “K”. Explicó que con la crisis actual hubo empresas que se recuperaron muy rápido, con una fuerte expansión, pero otras están muy abajo. En ese sentido, esta disrupción amenaza con “dejar gente afuera del negocio”, lo que es “un desafío y una pregunta para los gobiernos”.


En ese sentido, hizo mención al recientemente publicado libro de Ignacio Munyo y Federico Castillo, “La Revolución de los Humanos. El Futuro del Trabajo”, donde se afirma que “la única forma de salir adelante es adaptándonos al cambios”. “Tenemos que pensar como agregar valor agregado. Hay que pensar como jugar el partido y no verlo desde afuera”, concluyó.




O Resumo Edición Nº 455 - 16 de Abril de 2021

Fuente: cronicas.com.uy 16.04.2021

4 vistas