top of page

La falta de mano de obra lastra la actividad de las empresas españolas

Más de un tercio de las compañías han subido los precios de venta por el impacto de la inflación en sus costes y salarios




La falta de mano de obra en las empresas ya no es solo un problema en puestos cualificados o en la hostelería, donde la búsqueda de camareros en temporada alta se ha vuelto misión casi imposible en los últimos años. El problema se extiende ya a otras ramas de actividad, provocando que el Banco de España lo sitúe entre los obstáculos que más entorpecen la actividad de las compañías y el cumplimiento de sus previsiones.


Según la encuesta a las empresas publicada ayer por el organismo supervisor, un 43,8 % de las compañías se encontraron con esta dificultad en este primer trimestre del 2024, lo que supone un incremento de 1,2 puntos respecto al último cuarto del año pasado.


Por sectores de actividad, los problemas siguen siendo especialmente pronunciados en la hostelería, pero también en la agricultura y en la construcción. En concreto, en estas tres ramas más del 50 % de las empresas declaran verse afectadas por la falta de profesionales.


«Esta heterogeneidad sectorial es relevante a la hora de entender las diferencias en las expectativas de costes laborales a medio plazo, ya que las ramas en que se aprecia una mayor incidencia de estos problemas de mano de obra tienden a coincidir con las que esperan mayores aumentos de sus costes laborales», indica el Banco de España.


A esta situación se suma un alza de costes que las empresas siguen notando por la presión inflacionista en los salarios de sus trabajadores y los insumos que necesitan para desarrollar su actividad. Y esta situación se ha traducido en mayores precios de venta al público. En concreto, más de una de cada tres empresas (un 36,8 %) declaran haber subido el precio de sus productos, 11,3 puntos más que en el trimestre anterior. Las alzas han sido generalizadas, pero el Banco de España detecta que esta estrategia se ha sentido con más fuerza en ramas de servicios como los servicios de información y comunicación, transporte, actividades administrativas y de ocio.


«El encarecimiento refleja un efecto calendario, puesto que en muchas actividades el ajuste de costes se lleva a cabo el los primeros meses del año», indica el informe. Casi siete de cada diez empresas consideran, de hecho, que los costes seguirán en aumento, lo que seguiría presionando los precios de venta final.


Política económica


Del mismo modo, a los empresarios también les sigue preocupando la incertidumbre sobre la política económica, pero con cierta estabilización respecto a encuestas anteriores. En concreto, tras dos trimestres de fuerte repunte, el porcentaje de compañías afectadas negativamente por las dudas en torno al futuro de las medidas económicas del Gobierno se estabiliza en el 58 %. En todo caso, es el principal factor que sigue condicionando la actividad empresarial y, sobre todo, la inversión.


«La incidencia de este factor es bastante generalizada por ramas de actividad, siendo las ramas de hostelería y agricultura las que señalan una mayor afectación (68 y 65 %, respectivamente), en contraste con el menor porcentaje de compañías afectadas en los servicios de información y comunicación (46 %)», expresan los expertos.


O Resumo Semanal - Edición Nº 588 - 14 de marzo

Fuente: lavozdegalicia.es 11.03.2024

8 visualizaciones

Comentários


bottom of page