La industria alemana alerta del impacto de la ralentización económica de China

Pide a Pekín que reconsidere los confinamientos para no romper las cadenas de suministro

Carlos Barria | REUTERS

Atasco kilométrico en el puerto de Shanghái. Los buques no pueden cargar ni descargar. No es que haya problemas solo por la falta de trabajadores en las terminales. Es que tampoco llega la mercancía porque las factorías permanecen cerradas desde hace semanas. Ni coches, ni microchips ni ropa están saliendo de puerto. Se encuentran bloqueados entre miles de contenedores. Son pedidos que deberían llegar a todos los rincones del mundo, también a Europa, en los próximos días, pero los plazos de alargarán. Según reveló la semana pasada el consejero delegado de la gestora de fletes Forto, Michael Wax, empezaremos a notar la ruptura de la cadena de suministro dentro de un mes o mes y medio, cuando los stocks se vacíen.


El temor a tener que reducir la producción, en plena convulsión por la guerra en Ucrania, ha llevado a la patronal alemana a pedir este martes a Pekín que reconsidere su política de covid cero, que está provocando enormes pérdidas económicas, tanto en China como el resto del mundo. La Confederación de la Industria Alemana (BDI) ha alertado del impacto adicional que pueden tener estos cierres tanto en la economía alemana como en la internacional, ralentizando el crecimiento ya exiguo previsto por las tensiones geopolíticas.


En un comunicado recogido por Efe, los empresarios alemanes piden a las autoridades del país asiático que piensen en el bienestar de sus ciudadanos y en el interés de sus relaciones comerciales. Afirman que«la tendencia económica a la baja en China supondrá una pesada carga añadida a la guerra en Ucrania» y que la política de las autoridades de ese país de «cero-covid» en urbes como Shanghái afecta a los centros de producción.


Ruptura del suministro


Según Wolfgang Niedermark, uno de los responsables de la BDI, «existe el peligro de que las cadenas de suministro y valor, que fueron laboriosamente reconstruidas después de la pandemia, se rompan nuevamente a medio plazo».

La BDI alerta de que podrían registrarse nuevos cuellos de botella en los suministros y alzas de precios e indica que las representaciones de empresas alemanas en China ya operan «en modo de crisis» y sufren las consecuencias de los cierres, las limitaciones de desplazamiento y la ruptura de las cadenas de suministro. Por lo tanto, la patronal alemana considera «que queda cada vez más claro que hay que abordar con urgencia la diversificación de nuestras conexiones internacionales para reducir la vulnerabilidad».




O Resumo Edición Nº 500 - 22 de Abril de 2022

Fuente: lavozdegalicia.es 19.04.2022

6 visualizaciones