top of page

Los agricultores redoblan su presión al Gobierno en el segundo día de bloqueo

Pedro Sánchez promete reforzar la ley de la cadena y simplificar la PAC



Miguel Villar


Tras las protestas que protagonizaron el pasado martes los agricultores, muchos tractores se quedaron en las calles para volver, en la mañana del miércoles, a cortar autovías y accesos a grandes centros de distribución. Sucedió así en Ourense, donde a primera hora de la mañana se podían ver vehículos agrícolas aparcados en el centro de la ciudad. Lejos de aflojar, los manifestantes redoblaron su presión sobre el Gobierno en un día en el que el presidente, Pedro Sánchez, compareció en el Congreso para anunciar que se reforzará la ley de la cadena alimentaria y se simplificará la política agrícola común (PAC).


Grandes vías de circulación de Cataluña, la Comunidad Valenciana, Andalucía, Aragón y Murcia amanecieron este miércoles cerradas al tráfico. A mayores, unos 2.000 tractores, según cálculos de Unió de Pagesos (UP), entraron en Barcelona por dos de sus principales accesos para dirigirse, a continuación, al centro de la ciudad y trasladar sus reclamaciones al presidente de la Generalitat, Pere Aragonés.


Las protestas continuarán en toda España este jueves, que es cuando comienza el calendario de movilizaciones propuesto por las grandes organizaciones agrarias, UPA, ASAJA y COAG. Pero la atención se centra en el sábado, el día en el que transportistas agrupados en la Plataforma para la Defensa del Transporte prevén sumarse a las protestas del campo con la idea de «entrar en Madrid y paralizar los mercados». Las estimaciones apuntan a que entre agricultores, ganaderos y camioneros, podrían rondar los 50.000 vehículos, que amenazan con asediar Madrid e incluso con «intentar llegar a Ferraz», a las puertas de la sede del PSOE En Galicia, solo los agricultores ourensanos mantuvieron este miércoles sus movilizaciones. Sus tractores pernoctaron en las calles de la ciudad, donde permanecieron estacionados hasta que consiguieron reunirse con el Subdelegado del Gobierno. Tras el encuentro, agricultores y ganaderos decidieron mantener su presencia de manera simbólica un día más, pero retiraron la mayoría de sus vehículos tras casi 30 horas de protesta y se trasladaron hacia la Cidade do Transporte. A última hora de la tarde, parte de la caravana regresó a la ciudad para pasar la segunda noche en el entorno del edificio de la subdelegación.


Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió a fortalecer la Ley de la Cadena Alimentaria, implementar la reciprocidad en las condiciones de importaciones agrícolas, las conocidas como cláusulas espejo; simplificar la (PAC) y facilitar la adaptación a la normativa europea. Lo hizo en la sesión de control al Gobierno, respondiendo a dos preguntas formuladas por VOX y por el Grupo Republicano sobre las movilizaciones que están protagonizando estos días miles de agricultores. El presidente insistió en que su Ejecutivo «está con el campo en palabras y hechos» gracias a las políticas «desplegadas en estos últimos cinco años». También puso el foco en los 4.000 millones de euros destinados al sector primario desde el 2022 para hacer frente a adversidades como la sequía, el alza de los precios de la energía o los seguros agrarios; y en los 6.800 millones de la nueva PAC. Reiteró que VOX propone una «fórmula letal» para el sector primario porque defienden una «mezcla imposible» entre «negacionismo climático y antieruopeísmo».


Las protestas ya han afectado a más de 80.000 camiones


Las protestas que los agricultores están protagonizando en toda España han comenzado a afectar a la distribución de mercancías. Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), avanzaron que más de 80.000 camiones se han visto ya afectados por las protestas de los agricultores españoles. Y la cadena de valor del gran consumo, que agrupa a asociaciones de fabricantes, distribuidores, cadenas de supermercados y a la federación de industrias alimentarias y bebidas, también está detectando incidencias y retrasos en las entradas y salidas de las plataformas de distribución en Cataluña, Madrid, Castilla y León o Levante, aunque por ahora no se prevén problemas de abastecimiento en los puntos de venta. A ello hay que sumarle el paro que los transportistas, agrupados en la Plataforma para la Defensa del Transporte, los mismos que paralizaron el país en su huelga del 2022, prevén comenzar a partir del sábado, un paro que no secunda la patronal del transporte CNTC, formada por organizaciones de la talla de Fenadismer, UNO Logística o Astic.



No es la manera


Estas organizaciones recuerdan que llevan ya tiempo alertando del gran impacto que, para todos los operadores, tiene la presión regulatoria a nivel europeo y destacan que, si bien las reivindicaciones de los agricultores son legítimas, no lo son todas las formas de alcanzarlas. Por eso, reclama de forma urgente al Ministerio del Interior, que tome las medidas necesarias para que el sector del transporte pueda operar de forma fluida y con garantías. Porque la situación del transporte podría complicarse si funciona el llamamiento de la Plataforma Nacional para la Defensa del Transporte para unirse a los paros de los agricultores desde el sábado sine die. Esta es la organización que, pese a ser minoritaria, en marzo del 2022, puso en jaque a la cadena de suministro con un paro de casi tres semanas.


La plataforma liderada por Manuel Hernández reivindica que el Gobierno y las comunidades hagan cumplir la ley del transporte que se firmó en agosto del 2022 y por la cual se prohibía vender a pérdidas —similar a la de la cadena alimentaria—. «No nos escuchan, buenas palabras pero a la hora de la verdad nadie hace nada», denuncia Martínez, que confirma además que el Ministerio de Transportes no les había convocado a la reunión celebrada este miércoles por la tarde con la patronal de los transportistas, la CNTC.


Sin respaldo de los grandes


Este comité se reunió con la secretaria general del Transporte Terrestre, Marta Serrano, pese a que ellos no respaldan las movilizaciones convocadas. El Gobierno se ha comprometido con ellos a garantizar la libre circulación de camiones, pese a las protestas. Fuentes del ministerio aseguran que su intención es dialogar con los transportistas asociados para comentar los avances del sector y atender sus demandas como las bonificaciones al combustible. Pero no han convocado a los representantes de Plataforma.


Hacer cumplir la ley que prohíbe trabajar a pérdidas es su motivación principal, ya que aunque el ministro de Agricultura, Luis Planas, dijo que se habían hecho más de 600 inspecciones, según sus datos ninguna empresa ha sido sancionada. «De qué sirven las inspecciones si no hay consecuencias. El buzón de denuncias que habilitaron está colapsado», denunció Martínez. La Plataforma exige que les reciba el ministro Óscar Puente y les dé «soluciones reales» a sus problemas. El ministro de Transportes defendió el lunes que «cualquier paro en el transporte estaría absolutamente injustificado».


Bruselas reconoce que hay productores a los que el modelo ha dejado atrás


Las protestas agrícolas fueron protagonistas en el debate de la Eurocámara dedicado al sector primario. Allí se visualizó el cambio de rumbo que está dando la UE. Primero en las palabras del vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea para el Pacto Verde Europeo, Maros Sefcovic, que avanzó que «hay muchas razones que han llevado a los agricultores a las calles en las últimas semanas y resulta importante no simplificar demasiado la situación porque los problemas del sector agroalimentario son complejos». Además reconoció que en el sector agroalimentario hay personas a las que el modelo «les funciona bien» y aquellas que son «dejadas atrás».

También se refirió al asunto de la ratificación del acuerdo con Mercosur, un paso que rechazan estados como Francia e Irlanda. Ahí fue cauto, dada la polarización que hay sobre el asunto entre los Estados miembros: «En la actualidad no se cumplen las condiciones para concluir el acuerdo», dijo.


La Eurocámara avaló su respaldo a la propuesta de hacer más fácil el proceso para obtener plantas a partir de técnicas de edición genómica con el objetivo de adaptarlas al cambio climático o reducir el uso de pesticidas. Actualmente, las plantas obtenidas mediante técnica genómica están sometidas a las mismas normativas que las plantas genéticamente modificadas, más conocidas como transgénicas; pero no son lo mismo.


O Resumo Semanal - Edición Nº 583 - 8 de febrero

Fuente: lavozdegalicia.es 8.02.2024

4 visualizaciones
bottom of page