Marco: la startup de un uruguayo que recibió U$S 26 millones de financiamiento en su primer año

Peter Spradling y su socio canadiense iniciaron un emprendimiento que busca facilitar las exportaciones de pymes latinoamericanas


Las pequeñas y medianas empresas (pymes) latinoamericanas que exportan sus productos a destinos como Estados Unidos no siempre logran mantenerse en el tiempo o crecer con el potencial adecuado. ¿Por qué? En el mercado latinoamericano, el 50% de las pymes que piden financiamiento a bancos son rechazados. Ese fue el puntapié inicial para que Peter Spradling y Jacob Shoihet intentaran resolver este problema. La solución se llama Marco y hace poco se convirtió en la empresa más exitosa en recibir inversiones antes de operar (pre-seed), con un récord de U$S 26 millones.


Marco nació en noviembre de 2018, después de que Spradling (uruguayo) y Shoihet (candiense) se conocieran en Nueva York. Con un padre estadounidense y una madre uruguaya, el hoy emprendedor se fue de Uruguay en 2012 para completar sus estudios en Washington. Luego, se mudó a Miami para comenzar un negocio de exportación de carne a Estados Unidos y en ese momento conoció "muy de cerca las opciones financieras y la dura realidad de las empresas en un país como Uruguay y en el resto de Latinoamérica para entrar a mercados como el americano", explicó Spradling. 


La encrucijada de las pymes 


El uruguayo comenzó a darse cuenta de que las empresas pequeñas no se enfrentan a una situación fácil cuando quieren crecer. "La mayoría de la gente piensa: ¿qué tanto puede exportar una pyme? o ¿qué tan grande es el mercado? No se dan cuenta de que dentro de todo el comercio internacional, el 40% está compuesto por pymes. Es un volumen enorme", señaló.



De esa manera, los jóvenes comenzaron a investigar la situación de las empresas pequeñas y medianas en Latinoamérica, hasta darse cuenta de que la situación no ocurría solamente en Uruguay y que varias compartían un denominador común: ya estaban exportando y en muchos casos tenían clientes con buen crédito, pero por el país en el que estaban instaladas no podían conseguir el financiamiento necesario. 


"Si hay una empresa de arándanos en Uruguay que tiene clientes grandes, quizá le vende a Walmart en Estados Unidos. Pero la empresa es chica y en Uruguay no tiene muy buen historial porque durante los últimos años no tuvo ganancia. Entonces el banco lo que hace es fijarse en los últimos dos años de la empresa para otorgar una línea de crédito a partir de eso", contó Spradling. La diferencia es que Marco "toma en cuenta más que nada el hoy y el futuro", usando tecnología "para analizar varias cosas que los bancos no tienen la capacidad de hacer, principalmente para saber cuánto va a crecer esa empresa", señaló. 


Con un riesgo más bajo que el que detectan los bancos, esta startup busca competitividad y eficiencia en el mercado latinoamericano. ¿Cuál es el diferencial de Marco? Por un lado, la flexibilidad. "Somos más flexibles en nuestro análisis de riesgo porque pesan más otras cosas y podemos trabajar con empresas que un banco rechazaría", dijo Spradling. Por el otro, la rapidez. Los exportadores reciben una notificación para saber si están habilitados para trabajar con Marco en 24 o 48 horas, luego el análisis de riesgo se hace en cinco días, algo que en promedio demora tres meses en un banco. 


"Una pyme necesita tener esa paz del financiamiento y poder concentrarse en lo comercial, es eso lo que les queremos garantizar", sostuvo.


¿Por qué en Latinoamérica? 


En primer lugar, uno de los fundadores de la empresa es uruguayo y por esa razón dijo conocer de primera mano las complicaciones financieras que enfrentan las empresas chicas. En segundo lugar, "porque Latinoamérica es una región pionera en el tema de las facturas electrónicas", explicó.


Chile fue el primer país de la región en lo que refiere a la implementación de facturas electrónicas. Según el fundador de Marco, "al tener una factura electrónica, siempre tiene el mismo formato, aunque alguien transporte metal o frambuesas. Es el mismo procedimiento siempre", mencionó. De esta manera, la empresa trabaja con un software similar a un scanner "que se comunica con la central impositiva del país y verifica si la factura es verdadera" para luego realizar el análisis pertinente.


En su primera ronda de inversión, Marco obtuvo un total de US$ 26 millones y la próxima se llevará a cabo a fin de este año, para la que sus fundadores esperan conseguir entre US$ 50 y US$ 100 millones. "Lo que obtuvimos en jornadas anteriores fue dinero para gastar, no para que crezca Marco. Ahora estamos apuntando a US$ 10 millones para invertir en talento, sobre todo para la parte de ingeniería y de ventas", indicó Spradling.


El fundador agregó que actualmente la empresa cuenta con 10 personas, pero "la idea es para fin del año que viene tener 100 empleados entre Uruguay Colombia y Estados Unidos".



O Resumo Edición Nº 435 - 16 de Octubre de 2020

Fuente: elobservador.com.uy 14.10.2020

19 vistas