PharmaMar se lanza al mercado estadounidense del cáncer para facturar 1.000 millones al año

Espera permiso para vender Zepsyre y después salir al Nasdaq


Antes de inventar Yondelis, el primer medicamento contra el cáncer de patente española que se vende en 90 países, PharmaMar se llamaba Zeltia, tenía su sede social en Vigo y de su planta química de O Porriño ya salían productos innovadores y superventas, como Casa Jardín ZZ, Kill Paff o Hechicera.


Hoy, aquella compañía especializada en matar mosquitos está metida de lleno en combatir males mayores, reconvertida en grupo farmacéutico. En el año 2007 sacó su primer medicamento oncológico, para tratar el sarcoma de tejidos blandos, y con modestas previsiones de mercado, que hoy rondan los 50 millones de euros (la mitad de la facturación del grupo).


Ahora el reto es mayor. La empresa que preside José María Fernández Sousa está muy cerca de dar el salto al mercado oncológico de Estados Unidos, el mayor del mundo, con un nuevo fármaco, Zepsyre (para el tratamiento del cáncer de pulmón de célula pequeña). El medicamento, con todos los ensayos clínicos e informes que avalan sus efectos, está a la espera de que la Food and Drug Administration (la autoridad sanitaria estadounidense) autorice su comercialización. La aprobación, en la que todos los analistas confían, supondrá la apertura de PharmaMar a un volumen de ventas que el grupo ha cuantificado en más de 1.000 millones de euros al año.


Inversores americanos

El paso paralelo a la aprobación, esperada a lo largo el 2020, será iniciar los trámites para cotizar simultáneamente en Estados Unidos y en España, como una empresa biotecnológica pura, ya desprendida de la división química Zelnova Zeltia (adquirida por el grupo gallego CZ).


La biotecnológica quiere ir rápido. Cuando no habían pasado ni tres días del registro de Zepsyre en la FDA, la compañía comunicó el mayor contrato de su historia. Gracias a un acuerdo con Jazz Pharmaceutical, la farmacéutica recibirá hasta 900 millones de euros por la comercialización de su nuevo producto en el mercado americano. Además, a esta cantidad habrá que sumarle un 30 % adicional por los royalties.


Tras conocerse el contrato, las acciones de la farmacéutica escalaron hasta un 15 % en bolsa, llegando a un precio de 2,8 euros por título, y recuperando los niveles de cotización registrados hace más de dos años.


Según los registros de la Bolsa de Madrid, en tan solo media hora, PharmaMar consiguió incrementar su valor en casi 70 millones de euros, hasta alcanzar los 623.


La hoja de ruta está trazada. Si las cosas van bien, durante los 10 años siguientes a la autorización de comercialización de Zepsyre, el grupo de origen gallego (ahora asentado en su totalidad en Madrid) se beneficiar de su exclusividad en el mercado, ya que al tratarse de un medicamento huérfano (así se designa a los compuestos que tratan dolencias para las que no existe alternativa médica) los ensayos de otros laboratorios directamente competidores no podrán comercializarse . El registro de Zepsyre en EE.UU. antes que en Europa ha sido un movimiento muy beneficioso para la firma, que en los últimos meses ha sufrido en sus balances. Al cierre del tercer trimestre multiplicó sus pérdidas didas por 24, hasta 26,9 millones.


O Resumo Edición Nº 400 - 27 de Diciembre de 2019

Fuente: lavozdegalicia.es 25.12.2019

Tel.: +(598) 2915 33 46

Misiones 1475 of. 104, 11000, Montevideo, Uruguay

  • Blanca Facebook Icono