top of page

Qué ver en Verín, el pueblo vigilado por el gran castillo de Monterrei




A las orillas del río Támega, Verín conserva una gran historia ejemplificada sobre todo en su conjunto fortificado, el más grande de Galicia. Otro de sus mayores reclamos son sus célebres balnearios. Hay bastante que ver en Verín, en la provincia de Ourense. La visita a su casco histórico y el centro de interpretación que permite entender su importante historia puede hacerse en un día.


Un poco de historia de Verín


Los lugares que ver en Verín están ligados a su historia. A lo largo de la Edad Media la población agrícola de Verín tuvo una existencia relativamente tranquila, aunque sobresaltada por los conflictos bélicos de los sucesivos gobernantes de Monterrei. También por las revueltas Irmandiñas, así como por las disputas fronterizas entre España y Portugal. En el año 1506, Felipe el Hermoso mantuvo un encuentro en la población con el cardenal Cisneros.


En marzo de 1809, durante la Guerra de la Independencia, el mariscal Soult tomó la fortaleza que se convirtió en el último de sus escenarios bélicos. Con la decadencia de Monterrei, entrada ya la Edad Moderna, la villa comenzó a prosperar. Ganó primacía debido al poder de los gremios, a la vida del comercio y a la artesanía local. Destaca así la figura de su nobleza hasta bien entrado el siglo XX.


Qué ver en Verín


Los manantiales y balnearios de Verín


Verín es una localidad famosa por sus vinos, por su carnaval, por su pasado histórico y por su estratégica localización. También por sus aguas, siendo el lugar de mayor densidad hidroterápica de Galicia. Los balnearios de FontenovaCabreiroá y Sousas son sus principales reclamos turísticos en este sentido. Seguramente alguno de ellos fue el protagonista de la siguiente leyenda: cuando los franceses invadieron Galicia en la Guerra de Independencia, el caballo de su capitán se puso enfermo, por lo que lo dejaron abandonado. Pero en su camino de regreso hacia Francia se lo encontraron totalmente curado, según les explicaron, porque había bebido de una de las fuentes de la localidad y pastado las hierbas bañadas por estas.


El manantial más famoso de la localidad es el de Cabreiroá, a 1,5 kilómetros de la misma y cuya agua se comercializa a nivel nacional. Merece la pena acercarse hasta él por el recinto natural que lo rodea, con unos 72.000 m2 de zonas ajardinadas y bosques. También visitar el templete de los Agüistas, un edificio azulejado construido en 1907 con planta octogonal. En su centro hay una enorme burbuja llena de agua con un pequeño grifo del que se puede beber libremente.


El castillo de Monterrei


En lo alto del valle, a dos kilómetros de Verín, se alza su famoso castillo, un enclave estratégico durante la Edad Media. No es solo un castillo: es una fortaleza de triple muralla que engloba varios edificios. Del Hospital de Peregrinos, fundado por D. Gaspar de Zúñiga, solo se conserva su portada, de arco de ojiva abocinado con cuatro arquivoltas. En el tímpano, Jesucristo entre las figuras del Tetramorfos, y en la clave del arco un ángel cabeza abajo. El arco está flanqueado por las figuras de la Anunciación. En la plaza de armas se ubica, por su parte, el palacio de los Condes. De estilo renacentista con grandes galerías de arcos rebajados. Esta fortaleza es, además, protagonista de numerosas leyendas, como la de la condesa infiel, que, temiendo las iras de su marido, se precipitó desde lo alto de la muralla a un pozo, al que llaman el “Pozo Verde”.


Los numerosos templos de Verín


Son numerosos los templos que se pueden ver en Verín. Por ejemplo, la iglesia parroquial de Santa María la Mayor. Se construyó a principios del siglo XVII, aunque su torre es muy posterior. En su interior, llama la atención el Cristo de las batallas, atribuido a Gregorio Fernández o a Martínez Montañés, y también la cruz de estilo rococó. O la iglesia y el convento de la Merced fueron donados a los frailes de la merced por el conde de Monterrei. Obra del siglo XVIII en su mayoría, consta de una torre barroca y balcones abalaustrados. La iglesia del convento tiene una fachada muy sencilla. Cuenta con torre cuadrada rematada en cúpula y en el interior hay un retablo barroco realizado por Francisco Moure. Por su parte, la iglesia de Santa María de Gracia es un templo gótico construido entre los siglos XIV- XV, de nave única cubierta de madera y ábside rectangular con bóveda de crucería. Destaca un retablo de piedra con el Salvador y doce relieves de la Pasión. También dentro de la muralla se conservan dos torres: la de las Damas, del siglo XIV, y la del Homenaje, la más imponente.


En los alrededores de Verín, hacia Laza, se encuentra la iglesia de Santa María de Mixós. De planta basilical y con tres ábsides. En su interior se conservan dos aras y pinturas de los siglos XII y XIV. También, el santuario de los Remedios, comenzado en 1541 y rematada la fachada en el XX. Alberga en su interior un tríptico del Nacimiento, representativo del arte popular característico de la zona, y varias pinturas del siglo XVIII.


Otros monumentos de la villa


En la zona antigua de Verín, se halla la casa de los Acevedo, de gran valor histórico ya que en ella tuvo lugar el mencionado encuentro entre el cardenal Cisneros y Felipe, el Hermoso. Al otro lado del puente sobre el Támega está la casa del Escudo o del Asistente. Fue construida para el asistente del conde de Monterrei, de ahí el nombre. Lo más característico de este edificio es el escudo de grandes dimensiones que se puede ver en la fachada. En su interior, cuenta con dos amplias salas de exposiciones temporales, con la oficina de información turística y el albergue del Camino de Santiago.


Para conocer más y mejor la historia y la cultura de esta hermosa localidad, lo mejor es visitar el Centro de Interpretación de Verín. Allí se podrán descubrir todas las facetas de la villa con fotografías y películas. El museo está dividido por sectores que se dedican al patrimonio histórico, a las aguas mineromedicinales, los balnearios y manantiales, así como al vino, el carnaval, la gastronomía, los espacios naturales y sus fiestas. Estas abundan en Verín: las de Santa María la Mayor, en diciembre, los Remedios y los Dolores, en septiembre, o e famoso Entroido, el carnaval gallego particular.


Los alrededores de Verín


A los amantes de la naturaleza les gustará pasar una jornada en el bello parque natural do Invernadeiro. Aconsejamos llamar antes pues el acceso está limitado. Otra opción para el resto de la escapada es subir en dirección norte hasta la interesante localidad de Allariz. En general, los alrededores de Verín son riquísimos, como sucede con toda Galicia.


Dónde dormir en Verín



O Resumo Semanal - Edición Nº 586 - 29 de febrero

Fuente: espanafascinante.com/ 15.02.2024

9 visualizaciones

Comments


bottom of page