top of page

Ramiro Rodríguez Bausero: «Uruguay es un buen modelo de convivencia democrática»

El cónsul general de Uruguay en Galicia dice que las transiciones entre partidos son ejemplares, porque todos dan continuidad a lo que los antecesores hicieron bien

Ramiro Rodríguez, durante una visita a La Voz de Galicia. VÍTOR MEJUTO

Ramiro Rodríguez Bausero (Montevideo, 1977) desembarcó en España en abril del año pasado para asumir el cargo de cónsul general de Uruguay en Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco. Aunque su oficina principal está en Santiago, este licenciado en Derecho y Relaciones Internacionales recorre cada semana todo el norte de España para estar en contacto con una comunidad uruguaya a la que ve perfectamente integrada en España. «En mi país, casi todos tenemos parientes o antepasados aquí. Para nosotros es muy fácil integrarnos, somos como hermanos», afirma Rodríguez, un apasionado de la historia, padre de dos hijos que sufren con el Dépor —él es más de Nacional— y que aún no ha localizado en su árbol genealógico ancestros gallegos.


—Una cuestión que sorprende de Uruguay es la estabilidad política en un entorno de máxima volatilidad y conflictividad.

—Uruguay es un país pequeño que tiene en su ADN el respeto por los valores democráticos y la libertad de sus ciudadanos. Lejos de querer opinar de la política de nuestros vecinos, nuestro objetivo es tener una buena convivencia con todos y especialmente con los que tenemos importantes vínculos históricos, como pueden ser Brasil o Argentina, que, como decía el expresidente José Mujica, hemos nacido de la misma placenta.


—Pero Uruguay se mantiene al margen de la ola populista.

—Es que Uruguay es un buen ejemplo de convivencia democrática. En los últimos cuarenta años han pasado por el poder los tres principales partidos del país, el Partido Colorado, el Partido Blanco y el Frente Amplio, que representan todo el arco ideológico. Y las transiciones siempre se han efectuado con la máxima normalidad.


—¿Cuál es el secreto?

—El respeto. Nadie ha venido a romper nada de lo que se había hecho en el mandato anterior. Todos han sabido dar continuidad a los proyectos estratégicos de país. Ahora, por ejemplo, se podría decir que estamos recogiendo los frutos de las grandes apuestas de hace cuarenta años, con una producción que es de casi el cien por cien de energías renovables o la industria forestal, por citar dos ejemplos. Se trata de avanzar entre todos. Y eso estamos haciendo. Hemos sabido construir un clima de tolerancia del que estamos orgullosos y que queremos defenderlo.


—¿Cómo les afecta la guerra de Ucrania?

—Como una guerra que se libra a miles de kilómetros y que tiene una influencia directa en la economía mundial y, por lo tanto, en la nuestra también. Digamos que no sufrimos los efectos de la primera línea, como en Europa, porque no nos llegan refugiados ni una dependencia energética de Rusia, pero sí padecemos las consecuencias de carácter global, como el encarecimiento de los fletes o de algunas materias primas que son importantes para nuestras industrias.


—¿Cómo son las relaciones de Uruguay con España? ¿Hay algún problema latente?

—Las relaciones son muy buenas y muy estrechas por todo lo que compartimos. Hay muchas empresas españolas que tienen intereses en nuestro país, fundamentalmente ingenierías, constructoras y del sector forestal. Cada cinco años, el rey de España asiste a la toma de posesión de nuestro presidente en Montevideo. Hay mucha cercanía y entendimiento.


—¿En qué pueden mejorar?

—A nivel muy personal, diría que en ser el puente que una aún más Europa y Latinoamérica.


—¿Y Galicia?

—Casi el 70 % de los uruguayos tienen algún antepasado gallego. Hace poco estuvo de visita el presidente, Alfonso Rueda, como antes lo estuvo Alberto Núñez Feijoo. Y la colaboración con el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, así como con los alcaldes y los presidentes de las diputaciones, es muy positiva.


—Habla de empresas españolas con intereses en Uruguay. ¿Y al revés?

—Hasta ahora no muchas, la verdad, pero justo acaban de llamarnos desde un grupo comercial uruguayo que va a abrir en Barcelona y que quiere desembarcar también en Galicia. Ya les estamos ayudando con el papeleo.


Más de diez mil uruguayos residen en Galicia

La bonanza económica de Uruguay ha reducido su flujo migratorio. «La mayoría sale del país por razones familiares o por estudios», confirma Ramiro Rodríguez Bausero. Por eso, la colonia uruguaya en Galicia se mantiene estable en los últimos años, mientras crecen los de otros países como Venezuela o, sobre todo, Argentina. Según el censo oficial, son diez mil los nacionales del país sudamericano que residen en Galicia tras la pandemia.




O Resumo Semanal - Edición Nº 534 - 16 de Diciembre

Fuente: lavozdegalicia.es 28.11.2022

2 visualizaciones

Comments


bottom of page