Sanidad, tecnología y logística tiran del empleo a las puertas del verano

La hostelería gallega tiene un 17 % de cotizantes menos que antes de la crisis. ¿Cómo se encuentra trabajo en España?

ALBERTO LÓPEZ

Concluido el estado de alarma y a las puertas del verano, los datos de paroregistrado en las oficinas del servicio público de empleo (SEPE) y de afiliaciones a la Seguridad Social -conocidos esta misma semana- han dibujado un mes de mayo más que esperanzador. El mercado laboral camina hacia lasalida de la pandemia, de la mano de la vacunación y del levantamiento progresivo de las restricciones. La caída mensual del paro en mayo (prácticamente en 130.000 personas, hasta los 3,78 millones) fue, de hecho, la mayor de la historia para el conjunto del país (los registros arrancan en 1996) y el número de cotizantes recuperó los niveles prepandemia, al filo de los 19,3 millones.

En este escenario, Galicia fue la comunidad en la que más menguó el número de desempleados (25.776 menos) respecto a un año antes, en plena primera ola del covid. Y aún más, pues la cifra de paro registrado en mayo fue casi un 14 % inferior a la del mismo mes del 2019 (26.323 parados menos), además de haber recuperado el millón de afiliados medios a la Seguridad Social al sumar 34.154 en un año (3,5 %) y 8.534 en un mes (casi un 1 %).

Aunque la visión general que dan las cifras es positiva, no todos los sectores ni todas las ramas de actividad exhiben la misma fortaleza. Tanto es así, que el análisis detallado de las afiliaciones medias del mes pasado muestra que mientras que algunas actividades funcionan como tractoras en el mercado laboral, otras distan aún se recuperar la situación que tenían en la primavera del 2019, cuando la posibilidad de una pandemia global no pasaba de la ciencia ficción.

Reactivación a dos velocidades

La sanidad, la tecnología, la educación o la logística están entre las primeras, es decir, son ramas de actividad que han creado empleo, como se aprecia al comparar las afiliaciones medias de este último mes de mayo con las del mismo mes del año pasado (en plena eclosión del virus) o del 2019, antes de la crisis.


Por razones obvias, el refuerzo del personal sanitario para contener y tratar la enfermedad lidera el incremento de empleo, ya que el número de afiliaciones medias en Galicia creció un 8,4 % respecto a la etapa prepandemia (y un 5 % sobre mayo del 2020), pasando de 89.794 a 97.301 cotizantes.


Algo similar ha ocurrido con las actividades relacionadas con la comunicación y la información, en cuyo epígrafe del CNAE incluye todo lo vinculado con la informática, la programación y el proceso de datos, claves en un momento en el que el desarrollo tecnológico para, por ejemplo, teletrabajar, se convirtió en prioritario. Como muestra el gráfico adjunto, el empleo creció una décima menos que en la sanidad (un 8,3 %) respecto al 2019 y un 6,1 % sobre los cotizantes de hace un año, pasando de 20.345 a superar los 22.000.


La educación, las actividades científicas (primordiales para avanzar en la lucha contra el virus) y la logística completan el ránking de actividades más dinámicas para el empleo. En concreto, el tirón del sector del transporte obedeció en gran parte al cambio de hábitos de compra de los consumidores, que volvieron sus ojos al comercio electrónico ante el cierre o las limitaciones del físico.


Con respecto a hace un año, también las actividades administrativas (el CNAE incluye en ellas los servicios auxiliares a empresas, como la atención telefónica) han incrementado un 13,5 % el empleo, mientras que la construcción rebasó el 7 %.


Industria y hostelería

La industria es otro de los sectores que ha sufrido de forma desigual la crisis. Así, aunque el epígrafe correspondiente a las manufactureras gallegas en conjunto registró casi 133.000 ocupados el pasado mayo, la cifra es un 1,1 % superior a hace un año, pero casi un 2 % menor que antes de la crisis. La alimentación es la cara de la moneda, el textil encarna la cruz. Y una evolución casi idéntica muestra el comercio: sus 173.603 ocupados son un 1,6 % más que hace un año, pero un 1,5 % menos que en el 2019.


El tópico dice que España es un país de bares, pero la hostelería gallega sigue arrastrando los pies. Es el sector que más ocupados ha perdido porcentualmente. El mes pasado empleó a una media de 66.448 personas, casi un 17 % antes de la crisis, cuando rozaba las 80.000.


La estacionalidad impulsará la mejora y el paro podría bajar a 3,7 millones en junio


«En junio la estacionalidad seguirá siendo favorable, por lo que el paro registrado podría bajar hasta los 3,70 millones de desempleados, un 4,1 % menos». Esa es la previsión del servicio de estudios de Adecco. «Tal y como ocurrió el mes pasado, para interpretar correctamente los datos hay tener en cuenta el impacto del efecto base de comparación (en mayo del 2020 la economía continuaba casi paralizada por el confinamiento domiciliario). Ese efecto, potenciado por la estacionalidad favorable, hace que los datos de mayo parezcan más sólidos de lo que realmente son», advierte el director del Adecco Group Institute, Javier Blasco.


Su previsión para junio es que se repita el fenómeno, de forma que, sumada a la recuperación de la actividad el efecto base, el incremento interanual del empleo podría acercarse al 3,9 %, con 19,35 millones de ocupados. «El paro podría bajar de forma algo más acentuada, con un total de 3,70 millones de parados (-4,1 %)», añade, supeditándolo al avance de la vacunación y la ausencia de nuevos brotes.


Amazon, Nestlé o Correos

¿Y las preferencias de los trabajadores? ¿Cuáles son las empresas más valoradas a la hora de desarrollar una carrera profesional en España? Pues según un informe presentado hace un par de días por Randstad, tras analizar las respuestas de 10.000 trabajadores, Amazon, el gigante del comercio electrónico y la distribución, junto con Nestlé y Correos son las empresas más atractivas para trabajar en España.


También ha sido elegidas como mejores empresas de sus respectivos sectores PwC, Mercedes Benz, BNP Paribas, IBM, BASF, Huawei, Siemens Gamesa, Johnson&Johnson, Meliá Hoteles, Siemens, Mapfre, RTVE, MERCK, IKEA, El Corte Inglés y Telefónica.


En lo que respecta al atractivo por áreas de actividad, el mismo informe destaca que la banca -actualmente sumida en un duro proceso de ajuste de empleo en el país, que supondrá miles de despidos- es el sector menos apetecible para trabajar en este momento, junto con el de los seguros, las telecomunicaciones o el alquiler de coches.


Un 9 % de las vacantes se quedan sin cubrir en Galicia por falta de candidatos adecuados


A pesar de que España tiene 3.781.250 trabajadores buscando empleo, casi un 9 % de las vacantes existentes se quedan sin cubrir y ocho de cada diez empresas admiten tener dificultades a la hora de encontrar los perfiles que buscan, un porcentaje que se ha disparado más de un 30 % en los últimos cinco años, según un reciente informe realizado por la consultora de recursos humanos Adecco.


¿Dónde están los nichos de empleo en Galicia? ¿Hay algún factor diferencial en la comunidad? «Comparada con el resto de España, lo que detectamos es que sigue habiendo dificultades para encontrar determinadas categorías profesionales. Hay una brecha importantísima en cuanto a formación profesional. La media nacional es que en torno al 20 % de quienes optan a un empleo tienen formación profesional, cuando las empresas demandan el 50 %. En Galicia estamos algo mejor, en el 24-25 %, pero las dificultades persisten para encontrar soldadores, tuberos... perfiles que demanda la automoción, la industria, y que hay que trabajar desde abajo para formarlos», explica el director de Adecco en la comunidad, José Oreiro.


El informe concluye que aunque en Galicia son varios los sectores en los que hay «escasez de talento», casi todos ellos se pueden agrupar en la industria, principalmente en las ramas de automoción, alimentación y el sector logístico, aunque en general hay dificultades para reclutar personal de mantenimiento industrial e ingenieros en casi cualquier rama. Igualmente, los perfiles de tecnologías de la información (IT) -tratamiento y análisis de datos- y los comerciales son deficitarios en la comunidad.


Aunque cada área tiene sus dificultades específicas, desde la consultora ponen como ejemplo la alimentación, en la que escasean desde operarios especializados (carniceros, pescaderos) a inspectores de calidad. «Los oficios relacionados con la alimentación, los perfiles IT y muchos vinculados al sector industrial gozan de pleno empleo», añaden.




O Resumo Edición Nº 463 - 11 de Junio de 2021

Fuente: lavozdegalicia.es 5.06.2021

4 vistas