Shoppings reabren con fuertes restricciones y exigente protocolo con controles

La Inspección General del Trabajo ya tiene cronogramas de control puntuales establecidos; los trabajadores deberán interceder en caso de aglomeraciones 



Después de un mes de trabajo y 45 versiones diferentes sobre la mesa, finalmente el Poder Ejecutivo firmó este jueves un protocolo para la reapertura de los shoppings a partir del martes 9 de junio al mediodía. Como excepción no fueron autorizados únicamente los de Rivera, a raíz de los brotes de covid-19 que se dieron en las últimas semanas en la ciudad fronteriza.


Las autoridades gubernamentales coincidieron en señalar que se trató de la habilitación con exigencias "más estrictas y detalladas" hasta el momento (el documento tiene 16 páginas), que deberán ser controladas por la Inspección General del Trabajo (Igtss), que ya tiene cronogramas de control puntuales establecidos. También se constituyó una comisión tripartita de salud e higiene laboral que estará compuesta por la Igtss, la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys) y los propios centros comerciales. 


El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie, sostuvo que a raíz de la particularidad del servicio, lo especial de este protocolo es que “va a haber un control sobre el público”.


“No solo se va a requerir la toma de temperatura al ingreso, sino que también la separación. Y se va a controlar la separación. La instrucción es que todo el personal que integra el centro comercial -sean del shopping o de los locales comerciales- van a estar encargados de mantener la distancia entre las personas en la medida que se vean aglomeraciones”, señaló Alfie.


Más allá de la circulación dentro del centro comercial, una de la preocupaciones mayores de las autoridades al establecer el riguroso protocolo de prevención, está direccionado a evitar los aglomeramientos dentro de las locales comerciales.


El aforo para estos será de una persona cada 5 metros cuadrados, con señalamiento de 2 metros de distancia en las cajas.


El documento además plantea la posibilidad de instalar mamparas de acrílico en los puntos de pago, para aislar al personal del público. Deberá, a su vez, instalarse cartelería en la entrada de cada local, con exhortación a mantener la distancia, el uso obligatorio de mascarilla y advirtiendo la capacidad máxima de personas para cada comercio.  


Además, se suman a las medidas exigidas la desinfección de manos de parte del cliente previo a seleccionar y probarse prendas, que deberán ser desinfectadas después que tengan contacto con las personas. Si bien el protocolo recomienda vapor de agua para realizar dicha tarea, en caso de que los comercios no cuenten con el producto, deberán aislar esas prendas durante 48 horas.


Tampoco se podrán habilitar dos unidades contiguas de probadores al mismo tiempo, que a su vez, tendrán que ser desinfectados tras cada uso.


“Esta tarea la realizará un funcionario del propio local o se podrá solicitar al cliente que colabore disponiendo a tal fin toallitas desinfectantes descartables en los probadores. En todos los casos, se verificará que se haya realizado la desinfección antes de autorizar la entrada del siguiente cliente”, apunta el documento.


Estarán inhabilitados en un principio los sillones de masajes, las cabinas de fotos, las salas de cine, los casinos (Montevideo Shopping) y en el caso de lo los locales de juego para niños y adolescentes se deberá contar con autorización expresa de las intendencias departamentales correspondientes.


En tanto, en caso de confirmarse un caso de covid-19 de un trabajador, el local deberá cerrar hasta que no se complete la total limpieza según las indicaciones del Ministerio de Salud Pública. Dado el potencial contacto entre trabajadores, ese comercio recién podrá reabrir con nuevos funcionarios, suplentes o de otras sucursales de la empresa.


Plazas de comida deberán esperar


Además de las advertencias correspondientes con cartelería, las plazas de comida deberán plegarse al protocolo propio para el sector, pero para habilitar la atención a consumidores en las mesas del local tendrán que esperar al menos dos semanas.


Sin embargo, en primera instancia, los locales que brindan servicios gastronómicos podrán sí vender alimentos para llevar o vía delivery, siempre y cuando no haya clientes en las mesas. 


Para el caso de los que tienen apertura al exterior del centro comercial, podrán hacer uso de las mesas manteniendo la distancia de 2 metros entre las personas. Una vez pasadas las dos semanas, el documento apunta la exigencia de dispensadores de alcohol en gel, la utilización de mascarillas en las filas y mantener la distancia de dos metros con otros clientes reduciendo la capacidad locativa de los comercios.


Como agregado, después de que los consumidores utilicen las instalaciones, cada mesa y silla deberá ser limpiada con un paño con agua y jabón.


“En el momento de sentarse a comer, los clientes podrán sacarse la mascarilla. Será el único momento en que se podrá estar sin máscara en todo el edificio”, advierte el protocolo.  


Medidas obligatorias para los clientes


En relación al público en general, además de la prohibición de concurrir al shopping si se tiene algún síntoma de alguna enfermedad, se controlará la temperatura al ingreso. En caso de superar los 37º (se harán dos test en pocos minutos) no se permitirá el acceso y se recomendará el regreso a la casa y consultar a un médico.


Si existe, en tanto, la imposibilidad de que un niño utilice mascarilla, “será responsabilidad del adulto que lo acompañe que permanezca a su lado todo el tiempo para evitar contacto cercano con otras personas”.


Higiene de manos previo al ingreso, distanciamiento de una distancia mínima de 1,5 metros y de 2 metros en la cola, limitar la interacción social y establecer flujos de circulación dentro del shopping son alguna de las recomendaciones que se realizan a la población en general. También se aboga por la no utilización de ascensores.


El representante de los centros comerciales, Carlos Lecueder, sostuvo en conferencia de prensa que aunque desde el gobierno se aclaró desde un principio que los shoppings no estaban entre las primeras prioridades –ni las segundas-, todo el trabajo que se hizo pensando en las diferentes situaciones y las distintas reacciones potenciales implicaron un importante proceso de aprendizaje.


“Voy a empezar a ofrecer servicios para hacer protocolos después de esto”, bromeó el empresario en referencia al arduo trabajo y lo detallado del documento finalmente aprobado.


Por su parte, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, subrayó que la reapertura de los shoppings implicará el regreso a sus puestos de trabajo de 9 mil personas, a los que se sumarán los indirectos por los servicios de proveedores. “Es un nuevo paso que se da, con la apuesta a que sean exitosos como otros previos que se han dado”, agregó Mieres.


Horarios
El horario de atención al público será de lunes a viernes de 12 a 20 horas y los sábados y domingos se ampliará en una hora, desde las 11 hasta las 20 horas. En las primeras dos horas los mayores de 65 años tendrán prioridad.
Las plazas de comidas operarán desde las 12 a las 20 horas, pudiendo extender sus operaciones hasta las 21 horas de manera opcional, por el momento solo para delivery y con el formato de "para llevar"


O Resumo Edición Nº 416 - 5 de Junio de 2020

Fuente: elobservador.com.uy 5.6.2020

Tel.: +(598) 2915 33 46

Misiones 1475 of. 104, 11000, Montevideo, Uruguay

  • Blanca Facebook Icono