Arual Ecology: el proyecto arousano que quiere vestirnos sin dañar el planeta

Laura Carro tiene 21 años y un plan para hacer ropa con plástico reciclado

MONICA IRAGO

Laura Carro tiene 21 años y ganas de hacer muchas cosas. Aunque aún está estudiando el último curso de Diseño de Moda en Mestre Mateo, ha sacado tiempo para dar forma a Arual Ecology, un proyecto de moda sostenible que ha merecido el accésit de empleo joven de los premios Ría de Arousa entregados cada año por la AJE y el Puerto de Vilagarcía; además de haber sido integrado en un programa de la Diputación de comercio electrónico. Pero Arual Ecology es mucho más que un plan trazado sobre el papel, es el germen de una empresa de diseño que espera tener su primera colección en la calle dentro de un año. Y no será una colección cualquiera: será ropa confeccionada en talleres locales y a partir de materiales reciclados.


«A mí siempre me gustó la naturaleza, pero fue estudiando moda cuando me empezó a interesar el ecologismo. La moda es el segundo sector económico que más contamina. Ese es un dato que sorprende mucho», cuenta la joven. «Se ha puesto de moda consumir ropa de baja calidad y bajos precios. Eso significa transportes de mercancías constantes, fabricación excesiva de tejidos, empleo deslocalizado, malas condiciones de trabajo... Es un ritmo de consumo tremendo, que acaba cuando tiras mucha de la ropa que compras», reflexiona en voz alta.


El bum de la sostenibilidad

Tomar conciencia de esa realidad, que tan ajena resulta para una parte importante de la población, llevó a Laura a plantearse la necesidad de apostar por la moda sostenible. «En cierto modo, es un buen momento porque está habiendo como un bum alrededor de la sostenibilidad, que hacía falta», explica. Así que ella se ha tomado muy en serio poner sobre el papel sus ideas para ir dándoles cuerpo de empresa. Ha contado con la ayuda de su madre, «que también es emprendedora y que me está ayudando un montón con temas de papeleos», y gracias al premio recibido obtendrá formación en la Escuela de Negocios de Galicia. «Es formación que necesito, porque no todo es diseñar. Montar una empresa es complicado. Es márketing, permisos...».


Las dificultades están ahí. Las ganas de sortearlas, también. Laura ya las ha demostrado cuando sus primeros intentos por entablar contacto con proveedores que se adapten a sus exigencias naufragaron en el océano de Internet. «Me tuve que ir a París, a la feria Premier Vision, para contactar co la mayor parte de ellos. Tuve que ir a Francia para dar con gente de España y Portugal, que es de donde lo saco prácticamente todo». Desde botones hechos de tapones de botellas de plástico, a cremalleras recicladas, hilos, incluso etiquetas interiores fabricadas a partir de lo que, antes, solo era un residuo. «Usaremos tejidos elaborados con plástico recogido del mar, aunque también trabajaremos con materiales orgánicos, como el algodón o el lino, cultivados sin químicos ni pesticidas. Eso significa que ni se daña la tierra con el consumo, ni se van a ocasionar problemas a nuestra piel cuando usemos esas prendas de ropa», cuenta Laura.


Con las puertas abiertas para recibir los suministros que necesitaría, pendiente de los pequeños talleres locales, Laura indica que «estamos empezando a hacer prototipos para sacar los diseños». Su intención es que Arual sea una marca de ropa elegante y atemporal. «Ropa que sirva para ir arreglada todos los días, porque dentro de lo sostenible hay muy poca oferta de ropa formal», explica. Serán piezas de calidad, hechas para durar, y con un precio acorde a su naturaleza, realista y pegado a la tierra. «Tenemos que ser competitivos», explica Laura. Y es que su sueño, además, es poder revertir parte de sus ganancias en campañas de cuidado de la naturaleza, trazando así un círculo perfecto.




O Resumo Edición Nº 484 - 12 de Noviembre de 2021

Fuente: lavozdegalicia.es 4.11.2021

6 visualizaciones