El astillero marinense Nodosa hará un pesquero congelador de 85 mts. de eslora para el Atlántico Sur

El diseño, realizado en la compañía gallega en conjunto con el equipo técnico del armador, vinculado a Pescapuerta, prioriza la eficiencia energética y ambiental y la seguridad y comodidad de los trabajadores

Aspecto idealizado que tendrá el Prion cuando esté finalizado en el astillero Nodosa, en Marín NODOSA

El astillero marinense Nodosa construirá un nuevo pesquero congelador, que tendrá el nombre de Prion y que es un encargo de la compañía Petrel Fishing Limited, participada por el grupo Pescapuerta. El Prion será un buque de 85 metros de eslora y catorce de manga, «convirtiéndose así en el más grande de la renovación de la flota construido en los últimos años», indicaron desde la empresa marinense, que se ha ocupado íntegramente de su diseño y desarrollo, en conjunto con el equipo técnico del armador. Su entrega está prevista para finales del 2024.


En el diseño se incorporan importantes novedades técnicas, «por las que la casa armadora tiene especial preocupación» y que ya se probaron en el Falcon, otro congelador que la compañía de Marín entregó al mismo armador hace año y medio y que dieron excelentes resultados en el Atlántico Sur. Son «mejoras orientadas al respeto por el medio ambiente, la seguridad, comodidad y descanso de la tripulación a bordo, y de la calidad del producto final».


Desde el astillero marinense precisaron que tanto el motor principal como los auxiliares «cumplen con la exigente normativa del caladero en cuanto a control de emisiones» y que se han diseñado para «trabajar en los mejores regímenes en cada momento, asegurando así menores emisiones contaminantes y un mayor ahorro en el consumo de combustible».


Para el refrigerante se opta por el amoníaco, «más amigable con el entorno, pues existe de por sí en la naturaleza y otorga mayor capacidad frigorífica que otros». Para garantizar esa mayor eficiencia en la navegación y en el trabajo, el casco del Prion está especialmente dotado de una proa invertida, «fruto de las experiencias anteriores y los estudios personalizados al efecto, resultando, además, de una estética muy innovadora».

Otros elementos reseñables son la elección de patentes de silicona para el casco, un tanque para desperdicios biodegradables durante las maniobras de izado y largado del aparejo, un incinerador para evitar tirar basura al mar y pajareras de última generación para protección de aves marinas.


Seguridad y comodidad de la tripulación

Un diseño a la vez innovador y eficaz permitirá reducir el número de personas necesarias en las maniobras de cubierta en el Prion. En este sentido, la tripulación trabajará más protegida de las inclemencias del tiempo, minimizando así los riesgos de accidentes. Asimismo, se incorporará una cabina para dotar de mayor comodidad y seguridad a los observadores de la pesquería. Tres grúas permitirán, por su ubicación y potencia, «realizar todo tipo de maniobras en cubierta de la forma más rápida y segura, sobre todo en la carga y la descarga», afirmaron desde Nodosa.


En el Prion se ha incrementado la habitabilidad como un criterio a tener en cuenta, por lo que se podrán hacer turnos y descanso adecuados y se mejorarán las condiciones de vida a bordo con el mayor número posible de camarotes individuales y de dos plazas.


El astillero marinense añadió que para el diseño de la factoría «se ha repetido el estudio ergonómico que tan buen resultado ha dado en el Falcon», lo que repercute en el trabajo de los operarios. En este mismo sentido, se reduce el tamaño de los envases, «con lo que se evita el manejo de los pesos excesivos». A mayores, algunos procesos de desmoldeo, carga y descarga se han automatizado, una circunstancia que permite «reducir y aligerar la intervención humana en aras de la mejora de las condiciones de trabajo a bordo».


En Nodosa destacan que para mantener el producto en perfecto estado, «se mejoran los procesos de extracción, por su maniobra en cubierta; de almacenaje temporal hasta su procesado, mediante la división del tanque del pantano para evitar el aplastamiento y deterioro; y de congelación, dotando al barco de una planta de ultracongelación rápida.


La construcción de Prion se sumará a otros grandes buques congeladores de altura especializados para la pesquería del Atlántico Sur que ha construido Nodosa en los últimos años. Las unidades anteriores son: el Monteferro, que fue el primero en comenzar la renovación de la flota; el Argos Cíes; el Montelourido; y el Falcón; además del palangrero CFL Hunter, entregado en el 2017 para la pesca del «toothfish». Con esta cartera en su haber, Nodosa es el indiscutible astillero de referencia en este sector, con gran experiencia acumulada por las deliberaciones y conversaciones mantenidas con la Administración de la bandera, las sociedades de clasificación, las tripulaciones y los armadores de dichos barcos.




O Resumo Semanal - Edición Nº 522 - 23 de Setiembre

Fuente: lavozdegalicia.es 20.09.2022

9 visualizaciones