El cambio en la cultura laboral marca los desafíos del mercado que viene

Feira do emprego e a formación | Los expertos abogan por la adaptación, la capacidad y la anticipación. Así lo expresaron en Bértoa, Carballo

ANA GARCÍA

El ecosistema laboral cambia y se enfrenta a nuevos retos, conocidos y por descubrir, que cuatro expertos analizaron ayer en el Foro Voz celebrado en la Feira do Emprego e a Formación, dando entre todos una amplia perspectiva de una transformación que ya viene de atrás, y se acelera. Un «cambio de cultura laboral», como lo definió Diego Vázquez Reino, presidente de la Federación gallega de la construcción, y que afecta a su sector y a otros muchos de economía básica, primaria y tradicional. Y no queda otra que actuar y adaptarse. José Manuel Iglesias, del Clúster da Madeira, apuntó a la falta de relevo en esta y otras profesiones, y que las tendencias ya van incluso hacia construir casas en fábricas.


En general, los nuevos tiempos piden flexibilidad, «dar resposta ao que agora non existe», indicó Ignacio Abeal, de Nascor Consultores, y citaba un acto reciente del director de recursos humanos de Google en el sentido de que todo es más importante que una titulación. Para Iglesias, la claves es la «adaptabilidade» de quienes pueden hacer de todo, y además bien.


Vázquez defendió el valor de su sector y de la fundación que preside, que el año pasado formó a seis mil personas. Pero hacen falta muchas, unas 3.600 en Galicia. Las jubilaciones avanzan y los relevos cuestan. La construcción ya es otra (nada que ver en salarios, conciliación, carga horaria...), como la realidad a la que se enfrentan. Los fondos Next Generation darán aún más peso del que ya tiene a este sector, y es preciso atraer personal y avanzar en la profesionalización. Hay que «saber buscar», apuntó Abeal, y saber enseñar a la empresa el valor añadido que cada trabajador tiene. En esas ventanas personales hay mucho valor laboral. Tal vez a eso también se refería Iglesias cuando citaba, casi arengaba a los jóvenes de la sala, a que «todo o mundo ten que saber venderse. Todos teñen que ser comerciais e vendedores de si mesmos, e ver as cousas con ilusión».


ANA GARCÍA

La economía social, «a gran esquecida»

En el mercado laboral, la economía social «é a gran esquecida», dijo Dolores Fernández, la directora de Aspaber, con sede en A Brea (Carballo). Y eso que se ha avanzado, pero ella sabe bien de lo que habla, pues lleva decenios trabajando en este y otros temas relacionados. Y cree injusto que esté preterida porque aporta el 10 % del PIB, con más de 21.000 trabajadores. En Aspaber son 76.


Lamenta que a menudo el mercado deje de lado a veces a las personas que tienen mayores dificultades. «Tivemos que demostrar a nosa capacidade por nós mesmos, amosar dobremente que facemos o traballo, que non hai diferenzas», dijo. Una lucha diaria que finalmente ha ido cristalizando con contratos en grande empresas o instituciones. «Foi un traballo arduo, pero nós podemos dar solucións ás necesidades das empresas , formamos en polivalencia, dicímoslles que necesitan e facémolo», explicó. La feria, de hecho, también les sirve para explicar qué hacen y cómo. La formación dual la tienen, aunque sea diferente, y con prácticas, formando al trabajador para cada compañía en concreto. Y elogió al Concello de Carballo, «pioneiro en inclusión social», algo que agradecen más si cabe, ya que sus trabajadores «sempre parten dun menos dez para chegar á meta». En marcha está un proyecto para que estudiantes universitarios hagan prácticas con ellos.


ANA GARCÍA

«Hai que estar atentos aos cambios sociais»

Hay muchas recetas para salir adelante sin que las transformaciones en marcha acaben con uno. Para Diego Vázquez, la filosofía de empresa es crucial. Una marca, una seguridad, un hacer que permite captar, convencer. Algo que genera fidelidad, como en la suya, donde no es infrecuente que se jubilen trabajadores tras 50 años de empleados.

Iglesias cree que, «se non te adaptas, desapareces», o que «hai que estar moi atentos aos cambios sociais», sobre todo para no llevarse sorpresas. La sociedad, dijo, evoluciona de manera rápida, y los proyectos empresariales a veces son lentos, por plazos, temas administrativos o económicos. Considera que es básico «saber como se fan as cousas».


Las empresas de éxito, indicó Abeal, son visionarias. Sus responsables, se refiere, porque deben «anticiparse ao futuro», y de ahí se genera el trabajo con pasión.


Iglesias recordó su caso personal (los ejemplos personales acompañaron generalmente varias explicaciones), al contar que trabajó en muchas tareas cuando estudiaba, «e todas as experiencias foron moi valiosas». Como más consejos, recordó la célebre cita de que el que resiste gana (muy habitual en Cela) o que «hai que superar os fracasos».


ANA GARCÍA

El alcalde y el presidente de los empresarios coruñeses, al cierre

La clausura del foro y de la Feira do Emprego en general estuvo a cargo del alcalde, Evencio Ferrero, y de Antonio Fontela Ramil, presiente de la Confederación de Empresarios de A Coruña. Ferrero destacó la importancia de «ir da man» en esta y otras actividades el empresariado, el tejido laboral y las Administraciones públicas. Fontela, por su parte, destacó la organización del acto y sus contenidos, y dijo que «é un luxo que Carballo teña uns políticos coma estes».


Entre los asistentes, el vicepresidente de la Diputación y edil, Xosé Regueira, y el diputado autonómico y concejal Rubén Lorenzo, además del edil Iván Andrade. La presentación corrió a cargo de Berta Ramos, de Animatium, quien destacó el trabajo del gerente del polígono.




O Resumo Semanal - Edición Nº 523 - 30 de Setiembre

Fuente: lavozdegalicia.es 29.09.2022

4 visualizaciones