top of page

El tupinambo, un superalimento desconocido

También conocido como alcachofa de Jerusalén o tupinambur, este tubérculo con sabor único conquistará las cocinas de todo el que se precie

En el gran mundo de los alimentos hay muchos que pasan desapercibidos o, incluso, son desconocidos. El tupinambo, también conocido como topinambur o alcachofa de Jerusalén, es un tubérculo originario de América del Norte que, aunque se cultiva desde hace siglos, no es lo suficientemente popular.


Esta raíz, similar al jengibre en apariencia, es apreciada por sus propiedades nutricionales, su facilidad de cultivo y sus diversos usos en la cocina.


Propiedades y beneficios

  • Rico en inulina. Este tubérculo es rico en inulina, una fibra natural que ayuda a disminuir el azúcar en la sangre y promueve la salud digestiva. También conocido como «la patata diabética», el tupinambo se ha utilizado en la medicina tradicional para tratar esta enfermedad ya que su consumo afecta muy poco a los niveles de azúcar en sangre.

  • Prebiótico. Los alimentos con efecto prebiótico nutren a las bacterias de nuestro aparato digestivo, favoreciendo la absorción de minerales y nutrientes. Tener a nuestra microbiota bien cuidada fortalecerá el sistema inmunitario y la salud en general.

  • Salud ósea. La inulina y la fibra prebiótica, mencionadas anteriormente, también colabora en la absorción del calcio. Por lo que ayudan a prevenir la osteoporosis aumentando el contenido de este mineral y la densidad de los huesos.

  • Multivitamínico. Además de minerales esenciales como el potasio, hierro o magnesio el tupinambo es rico en vitaminas A, C y B6.



Cultivo


La planta del tupinambo es muy resistente y crece bien en la mayoría de climas y suelos, aguanta desde el frío intenso hasta temporadas de sequía. Puede alcanzar alturas de hasta dos o tres metros y sus flores son muy vistosas, recordando a las de los girasoles.


Los tubérculos estarán listos para la cosecha en otoño, cuando las hojas se marchiten y la planta empiece a secarse. Una vez cosechados pueden almacenarse en un lugar fresco y seco durante varios meses.


Usos en la cocina


Algunos dicen que su sabor recuerda al de la alcachofa y a otros a las castañas o chirivías. A diferencia de la patata lo podemos comer tanto crudo como cocinado, y al ser un tubérculo es muy importante lavarlo al fondo con un cepillo y agua fría.

Por aquí os dejamos algunas ideas para cocinar el tupinambo:


  • Tupinambo al horno

  • Hummus de tupinambo

  • Chips de tupinambo

  • Crema de tupinambo y zanahoria





O Resumo Semanal - Edición Nº 549 - 18 de Mayo

Fuente: lavozdegalicia.es 16.5.2023





40 visualizaciones

Comments


bottom of page