España: un canal para que las empresas uruguayas lleguen a Europa

El programa Rising Up In Spain busca captar emprendimientos de la región para que se desarrollen en el viejo continente


El objetivo de Rising Up In Spain es fomentar la próxima generación de asociaciones comerciales entre startups de América Latina y pymes de España.

Rising Up in Spain es una iniciativa global dirigida a startups extranjeras con desarrollos tecnológicos disruptivos, innovadores y escalables que quieran establecerse en España y expandir su negocio a Europa.


Este programa proporciona a los emprendedores, acceso a empresas españolas con las que trabajarán para escalar su negocio. Además, cuenta con el apoyo del gobierno, lo que da respaldo legal a los emprendedores que participan de la actividad. 


La iniciativa la lanzó el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), entidad que impulsa la inversión extranjera directa en España, en asociación con la escuela de negocios ISDI. Su objetivo es fomentar la próxima generación de asociaciones comerciales entre startups de América Latina y pymes de España.


Café & Negocios conversó con el director de ISDI, Jesús Tapia, sobre Rising Up In Spain, y el interés por trabajar con emprendedores de la región. A continuación, un resumen de la entrevista.


¿Qué es Rising Up In Spain?


Es una de las iniciativas que el gobierno español —a través del Instituto de Comercio Exterior (ICEX)— licita todos los años. En el mes de diciembre de 2021 salió la licitación y nos presentamos para llevar a cabo todo el programa, que pretende la internacionalización de las pymes españolas, pero no llevándolas las fuera, sino trayendo talento de fuera a casa.


Por un lado, vamos a buscar a las pymes españolas que tengan un reto a resolver. Por otro lado, startups extranjeras que puedan ayudar a las pymes locales con sus respectivos problemas. O que vengan a desarrollar una prueba de concepto a España, o que sean empresas con un producto más desarrollado, y que lo puedan llegar a implantar.


Nosotros somos un punto de conexión entre las dos partes.


¿Por qué el interés por América Latina?


Por un lado, porque somos primos hermanos en el sentido de la parte cultural. Por otro lado, porque queremos ser un país de referencia para el mercado latinoamericano. El interés es de seguir los lazos culturales y económicos de muchos años que desde el gobierno español —independientemente de su signo político—, siempre existe.


Además, con la presencia que tenemos en México a través de Unicef España, entendemos cómo están funcionando los distintos ecosistemas de generación de startups y creo que América Latina es un punto muy bonito. Están surgiendo muchas oportunidades, y la formación para el emprendimiento está creciendo de una forma importante.


¿Le encuentran algún aspecto positivo particular al ecosistema emprendedor de Uruguay?


Una de las ventajas que tiene es su tamaño porque, al ser pequeño, da la capacidad a las startups de moverse de forma rápida. El ecosistema emprendedor uruguayo es mucho más dinámico que otros de la región. Tiene una legislación pro-emprendedora.


Tanto por la legislación en sí como por la capacidad de adaptarse al movimiento que genera el ecosistema, creemos que Uruguay es una buena piedra a tocar.


¿Cómo pueden crecer las startups uruguayas en este vínculo con las pymes españolas?


En este programa en concreto hay una obligación para la startup y es querer migrar hacia España. Deben instalarse durante un tiempo mínimo de seis meses, y estar acompañadas por un socio local: la empresa española con la que van a estar trabajando. 


Nuestro compromiso es acoger a las empresas latinoamericanas y ayudarlas a desarrollarse como startups. Estamos dejando muy claro a los socios locales que tienen que trabajar y acompañar a los emprendimientos y vamos a estar pendientes de que eso suceda así. Es fundamental que los emprendedores estén contentos con lo que están realizando porque trasladarse a España es un salto. 


Creo que es una oportunidad magnífica porque nosotros estaremos apoyando tanto a  la empresa española como a la startup uruguaya para que esta pueda instalarse y conocer el mercado español, que —por el idioma, la cultura y demás— puede ser objetivo de expansión por parte de la startup. Además, el hecho de que la actividad esté esponsorizada por el gobierno español también suma a la oferta porque da un respaldo a la empresa latinoamericana.


¿Qué implica trabajar con empresas de España?


Si pensamos en un emprendedor que quiere venir a Europa, lo más fácil es hacerlo por España. Una vez que te asientas en España, el potencial de crecimiento de tu solución en otros países europeos se simplifica; no hay ninguna barrera.


Entonces, creemos importante animar a que las startups de América Latina exploren la posibilidad de venirse para acá. Las empresas españolas están mirando hacia fuera y desde aquí el grado de internacionalización es más grande por razones obvias de locación. 


¿Puede ocurrir que la startup y la empresa española que trabajan juntas en el programa terminen convergiendo en una única empresa?


Sí. Hay empresas que llegan a joint ventures (una asociación estratégica temporal de  grupos de empresas que mantienen su individualidad e independencia jurídica pero que actúan unidas bajo una misma dirección), o puede suceder que la firma española compre a la startup. Esto es más probable para quienes trabajen con una española grande durante el programa, por ejemplo va a estar (la aerolínea) Iberia y estamos en conversación con las personas de (la constructora) Sacyr. 


Para quienes se junten con estas empresas ya potentes, no descartamos que las quieran adquirir. 


¿Las pymes españolas son de algún rubro en particular?


El programa es para la industria agnóstica (organizaciones de capital privado sin una especialización específica), pero sobre todo sigue la siguiente premisa: el socio local plantea un reto, y nosotros buscamos un match entre ese reto y una solución de las startups que pueden venir. 


Siempre la tecnología va a tener un papel fundamental. 


¿Cómo hace una startup para poder postularse en Rising Up In Spain?


En la página web del ICEX hay un formulario de entrada, donde las empresas completan los requisitos. Eso lo define el personal del instituto, distinguiendo entre lo que es la validación —que la startup cumpla con los requerimientos que exige el programa—,  y  la valoración, un proceso en el que vemos si es un emprendimiento  es potente o no, es decir, si lo podemos presentar a socios locales para desarrollar una prueba de concepto. 


Un emprendimiento que esté implementado soluciones reales y ya tenga clientes, es potente para el programa.




O Resumo Edición Nº 506 - 3 de Junio de 2022

Fuente: elobservador.com.uy 2.06.2022

8 visualizaciones