Estiman que el sector forestal exporte unos US$ 3.000 millones en cuatro años

A corto plazo superará en ingresos al rubro líder: la carne vacuna; además su contribución el PIB se elevará del 4% al 6%, según la consultora Exante 


El sector forestal uruguayo, uno de los tres grandes motores del segmento de los agronegocios (los otros son la ganadería y la agricultura), puede alcanzar un récord de ingresos por ventas al exterior equivalentes a US$ 3.000 millones en 2024.


Eso fue estimado por la economista Florencia Carriquiry, en una conferencia virtual organizada por la Sociedad de Productores Forestales (SPF) denominada Contribución de la cadena forestal a la economía uruguaya. En ese ámbito se expuso que en el último año concluido, en 2019, por un lado la superficie forestada creció a 1 millón de hectáreas y que, por otro, se exportó por US$ 1.900 millones.


Carriquiry es, junto con Pablo Rosselli, directora de la consultora Exante, encargada de realizar ese estudio a solicitud de la sociedad de productores.


La economista detalló que las ventas al exterior de 2019 significaron “más del 16% de las exportaciones de bienes uruguayos” y que del total de lo que ingreso US$ 1.500 millones fueron por celulosa, a la vez que entre madera acerrada, terciada, chips y madera en rolos se vendió por US$ 370 millones.


El 47% de toda esa exportación fue para Europa, mientras que el 32% para China, fue otro de los datos expuestos.


Dentro de la producción forestal actual, se indicó que el 80% es de eucalyptus (destinado en mayor medida a producción de celulosa y en menor medida a aserrío) y el 20% es de pino, destinado exclusivamente a aserrío.


La celulosa, rumbo a liderar en las exportaciones


“Después de la carne, la celulosa es el segundo producto más importantes en exportación”, comentó la economista, y añadió: “Con la apertura de la tercera planta vamos a ver un importante crecimiento en la extracción de madera y un nuevo escalón en las exportaciones de celulosa, donde vamos a ver a la celulosa trepar al primer lugar en las exportaciones de bienes de Uruguay".


Con un supuesto de precios, "que se puede considerar normal", de US$ 550 por tonelada, y los volúmenes que producirán las tres plantas en el país, Carriquiry estimó que para 2024 se exportarán más de US$ 2.500 millones anualmente de celulosa y el sector en su conjunto "exportará al menos US$ 2.900 millones anualmente”.


Generación de empleo
Actualmente el sector forestal tiene 18.000 puestos de trabajo de forma directa y otros 7.200 de forma indirecta, según informaron los economistas de Exante.
El 30% de esos empleos se desarrollan en la producción de celulosa, mientras que “algo menos de eso” se da en la cadena de los aserraderos.

Sobre proyecto legislativo: “Si algo funciona, no lo arregle”


Consultado en la conferencia virtual, por uno de los socios de la gremial de productores, acerca de qué opina sobre el proyecto de ley que busca delimitar el área forestal, Rosselli contestó que es un tema a analizar con cuidado y comentó: “Hay una frase que a los americanos les gusta decir que es que si algo funciona, no lo arregle. En economía hay un equivalente que es que las intervenciones de las políticas públicas deben apuntar a solucionar fallas de mercado. Si los mercados funcionan mal puede ser razonable tener una intervención de una política pública. Francamente nos cuesta mucho entender cuál sería la falla de mercado, cuál es el problema que se quiere combatir con eso, porque cuando uno mira el desempeño del sector agropecuario uno diría que ha sido extraordinariamente favorable, ha aumentado sustancialmente la producción”. 


El economista explicó que el aumento en la productividad se dio dentro de todos los rubros agropecuarios y que el crecimiento se dio a la par de una revalorización de la tierra, que tiene como efecto positivo que los recursos son más valiosos y por ende “el país es más rico”.


“Las limitaciones en el uso de la tierra son una afectación de los derechos de propiedad. Los países a los que les va bien en el mundo son los que respetan los derechos de propiedad. Tiene que haber muy buenas razones para afectar esos derechos”, opinó Rosselli, y añadió que si bien debe estudiar más el proyecto legislativo, en principio piensa que es inconveniente.

Aumentó la extracción


La extracción de madera se multiplicó por cinco en los últimos 20 años. Carriquiry argumentó que los 10 millones de toneladas de pulpa que se extraen hoy en día aumentarán a 17 millones de toneladas una vez que la nueva planta de UPM esté en funcionamiento. 


“La apertura de la segunda planta de UPM llevaría la extracción de madera pulpable a unos 17 millones anuales a partir de 2024, sin contemplar eventuales aumentos de la extracción para aserrío. La extracción subiría a unos 23 millones de metros cúbicos al año”, complementó.


En 2024, manifestó, con las tres plantas de celulosa operando a pleno, los impactos de la cadena celulósica aumentarán de manera significativa. “La contribución al PBI está en el entorno del 4% y va a subir probablemente a 6%”, estimó la economista.

Por su parte, Rosselli comentó que Uruguay tiene una enorme masa forestal y que la forestación va a crecer probablemente un poco más. "Tenemos abundante madera y tenemos todavía desafíos de valorizar toda esa madera. Del lado de la transformación industrial la madera ha sido bastante más desafiada, Uruguay tiene problemas de competitividad", indicó, y señaló que desde el sector se debe pensar más en la valorización de los recursos forestales con algo más de ampliación del sector. 


"Uruguay va a seguir siendo definitivamente un país ultra ganadero, eso no puede estar en discusión. El desarrollo agropecuario tiene que venir por el lado de la mayor productividad por hectárea”, concluyó.




O Resumo Edición Nº 444 - 24 de Diciembre de 2020

Fuente: elobservador.com.uy 15.12.2020

6 vistas