top of page

"Hubo muchos profesores que me dijeron que yo no llegaría a nada"

Natural de O Carballiño, esta maestra vocacional se tituló en Pontevedra y ahora recibe el primer premio de su vida por sus buenas calificaciones y figura entre las tres mejores de Galicia. Es una "motivación" para una joven que siempre se consideró "una alumna del montón"


Entre los 434 estudiantes reconocidos con los Premios de Excelencia Académica del curso 2020-2021 (correspondiente a tercero) que otorga la Xunta de Galicia a universitarios de la USC, la UDC y la Universidade de Vigo, destacan varios con una nota de diez. Dos de ellos corresponden al campus de Pontevedra, concretamente a las titulaciones de Ciencias da Actividade Física e do Deporte y de Educación Primaria, ambas en la Facultade de Ciencias da Educación. La merecedora de la máxima nota en este segunda titulación es Victoria García Ortega (O Carballiño, Ourense, 2000).


¿Por qué eligió la facultad pontevedresa para estudiar el grado?

La verdad es que cada curso lo hice en un sitio. Primero lo hice en Segovia, porque me llamaba mucho la atención esa ciudad y quería vivir la experiencia de estar fuera. Pero después echaba mucho de menos a mi familia y en segundo me cambié a Galicia. Elegí Pontevedra porque siempre me gustó mucho esta ciudad y estaba cerca de casa. En tercero me fui de Erasmus a Toruń (Polonia) y en cuarto hice las prácticas en Oleiros (A Coruña). Realmente en Pontevedra estuve solo el segundo año de la carrera, el 2019-2020.


Así que el confinamiento la pilló en esta ciudad, precisamente.

Exacto. El segundo cuatrimestre lo pasé en casa, además. Pero realmente desde que llegué en segundo siempre fui alumna del campus. Tanto el Erasmus como las prácticas los hice gracias a la Universidade de Vigo. En cuarto también hice algunas asignaturas aquí, además de las prácticas en A Coruña.


Este premio a la excelencia reconoce las calificaciones de tercero, que fue el curso que pasó en Polonia. Sí, cuando estuve en Erasmus.


¿Cómo recuerda ese curso? Fue muy diferente. Yo nunca había vivido fuera de España. Supuso aprender a convivir con otra cultura totalmente diferente, los profesores eran totalmente distinto, los trabajos eran en otro idioma... Fue un año de muchos cambios y de aprender a adaptarse para obtener siempre lo mejor de cada sitio en el que estuve.

"En Polonia los profesores no le daban tanta importancia a la nota, valoraban más el esfuerzo y eso es de agradecer"

¿Qué idioma utilizaba allí? ¿Polaco, inglés? Inglés, inglés. Cierto que había gente que tenía cosas en polaco, pero yo todo en inglés.


¿Era muy diferente la metodología en esa universidad? Sí, la verdad es que toda mi vida estudié en España y noté mucha diferencia. Los profesores no le daban tanta importancia a la nota en sí. Valoraban mucho más el esfuerzo, el trabajo dedicado... Aquí importa sobre todo la nota del examen, y a lo que hay detrás no se le da importancia. Allí valoraban lo que había detrás de una nota. Y eso es de agradecer.


Este premio es de oficio. ¿Le sorprendió la concesión? La verdad es que sí me sorprendió porque yo no había ganado ningún premio en mi vida y tampoco sabía que había sido elegida. Cuando me llamaron y me dijeron que era de las mejores, no me habían dicho que de los tres mejores de Galicia. De eso me enteré ayer [por el pasado lunes]. Me quedé sin palabras, sentí que era una recompensa muy grande a todo ese trabajo. Para mí, ganar este premio supuso una motivación, porque todo mi esfuerzo se vio recompensado. Cuando me lo dieron sentí, pensando en mis futuros alumnos, que sería esencial que todo el mundo tuviese opción a ganar un premio así, porque les motivaría a sacar lo mejor de cada uno. Ganar el premio, aparte de motivarme y recompensar mi esfuerzo, hizo que confiara más en mí misma, porque durante mis años de estudiante hubo muchos profesores que me dijeron que yo no llegaría a nada. Y gracias al apoyo constante de mi familia lo conseguí.

"Cuando me dijeron que era uno de las tres mejores de Galicia me quedé sin palabras, sentí que era una recompensa a todo ese trabajo"

Habitualmente los estudiantes que reciben estos premios por rendimiento académico en la Universidad tienen detrás una trayectoria de galardones previos en Secundaria y Bachillerato y espectaculares boletines de calificaciones. Pero en su caso, dice, es el primero. Sí que es el primero, nunca había tenido ningún premio anteriormente. Siempre fui una alumna normal y corriente, con notas normales. Pero cuando llegué a la carrera me di cuenta de que me encantaba lo que estaba estudiando y conseguir buenas notas me salía solo. De hecho, en general, en la carrera tengo muy buenas notas y si lo vieran los profesores que me dieron clase en Bachillerato, en Secundaria y en Primaria no se lo creerían, porque siempre fui una alumna del montón. Y al llegar a la Universidad, por estudiar lo que realmente me gustaba, ya tenía motivación para ponerme a estudiar, para sacar buenas notas... Una vez que empiezas a sacar buenas notas, no puedes parar. Quieres seguir sacando más y más, porque la recompensa que sientes contigo misma es enorme.


¿Puede decirse que acertó de pleno con su motivación? Porque hay muchos casos de estudiantes con un objetivo claro que al llegar a la Universidad descubren que no es lo que realmente esperaban. Sí, sí. Mi madre es profesora y ya cuando yo iba al colegio, en Primaria, iba a ayudar a los de Infantil. Es vocacional, siempre me gustó enseñar. Ya hice mis prácticas de voluntariado cuando estaba en Segovia, porque me dieron la oportunidad.

"Pensando en mis futuros alumnos, pensé que sería esencial que todo el mundo pudiese ganar un premio así, porque motiva a sacar lo mejor de cada uno"

Decía que el curso pasado había realizado las prácticas del grado en Oleiros (A Coruña). Ni Pontevedra ni O Carballiño. ¿Por qué eligió esa localidad? Porque quería hacerlas con la profesora Alicia Tojeiro, que acababa de ganar el premio Educa Abanca a mejor docente de España en 2020 y da clase en el colegio Isidro Parga Pondal, en Oleiros. Cuando me enteré de que ella era la ganadora vi que era una oportunidad enorme para aprender y miré si se podía pedir prácticas allí, porque supuse que estaría muy solicitada. Pero lo conseguí y ese fue mi aliciente para ir a Coruña. Si no, las hubiera hecho en O Carballiño o en Ourense, o aquí más cerca. Pero fue por ella. Lo que aprendí fue increíble.


¿Cumplió las expectativas, entonces? Sí, sí. Cumplió las expectativas y las superó por mil.


Ahora que ya pasó por las aulas como maestra, ¿se ajusta la realidad de las escuelas a lo que les enseñan en la facultad? No, no. Lo que te enseñan en la facultad y lo que vives después es totalmente diferente. Tampoco tengo mucha experiencia, solo hice las prácticas y algún voluntariado, pero aunque hay profesores que sí, lo que te enseña la mayoría no es lo que ves en la realidad. Aprendes más a partir de lo vivido, de las prácticas, que de lo que te enseñan en la facultad.

"Aprendes más a partir de lo vivido, de las prácticas, que de lo que te enseñan en la facultad"

Después de graduarse el pasado mes de junio, ¿qué hace ahora? ¿Pasa su futuro a medio plazo por preparar oposiciones a maestra? Sí, este año estoy preparando oposiciones, porque como ya tenía el ritmo de estudio de la carrera, decidí dedicarle un año. Entre el temario, preparar los casos prácticos, la programación, las unidades didácticas y todo, un año entero se necesita exclusivamente para esto. Y ya cuando coja más soltura igual puedo compaginar un trabajo con la preparación de oposiciones.


El premio son 1.000 euros y 500 más para los mejores expedientes, como es su caso. ¿Ha pensado a qué dedicará este dinero? Lo ahorraré. Y si más delante lo necesito lo utilizaré, pero por ahora, ahorrarlo.




O Resumo Semanal - Edición Nº 526 - 21 de Octubre

Fuente: diariodepontevedra.es 14.10.2022

5 visualizaciones

Comentários


bottom of page