JORGE EXPÓSITO DOMÍNGUEZ

CONTADOR PÚBLICO-MBA, PRESIDENTE DE AEGU (2011-2012)- FUNDADOR DE O RESUMO.

FUNDADOR DE O RESUMO, AMANTE DE LA MÚSICA Y COMIDA GALLEGA.

”LO MÁS IMPORTANTE EN LO QUE A MI VIDA RESPECTA, ES AGRADECER POR LA BENDICIÓN DE MI FAMILIA”.



Cuando me invitaron a escribir mi historia, pensé en mis padres. No encuentro mejor principio. Don Teodoro y Doña Anuncia llegaron a Uruguay cada uno por su lado a comienzos de los 50`s, cuando todavía resonaban los ecos del Maracaná en un país que no dejaba de asombrar al fútbol mundial. Y fue en un ómnibus donde, este lucense de Diomondi (cerca de Chantada) y esta orensana de Merens (entre Cortegada y Arnoia), se conocieron.

El trabajaba en un bar al que llegó de Galicia por pedido de su tío y ella era empleada doméstica en una casa en Malvín de una familia que la recibió desde que bajó del barco con sus 19 años recién cumplidos. Formaron una familia, criaron a sus hijos (María Inés, Daniel y Jorge) y trabajaron juntos por 55 años en su negocio, el Restorán La Bolsa en la Ciudad Vieja de Montevideo (hoy a cargo de mi hermano).

En la “Lechería”, como la llamábamos desde niños porque su nombre original era Lechería y Chocolatería La Bolsa, fue donde pasamos buena parte de nuestra vida. Allí convivimos con grandes personalidades uruguayas, desde Wilson Ferreira Aldunate hasta Mario Benedetti. Crecimos como tantos hijos de gallegos cuyo negocio familiar era del rubro gastronómico, corriendo por el salón, compartiendo charlas con los clientes en sus mesas y por supuesto, ayudando con alguna tarea que el “patrón” ordenara. Pero primero había que estudiar. Así es, estos inmigrantes que apenas habían pasado por la escuela en la aldea, tenían claro lo que querían para sus hijos. Mucho debemos agradecer hoy esa muestra de sabiduría.

Naturalmente, los estudios se combinaron con lavar los vasos y atender la caja o el mostrador. Eso también fue una escuela para nosotros. El restorán ha sido desde siempre, una referencia familiar y un lugar donde los recuerdos de antiguos almuerzos, han hecho amigos a antiguos comensales en conversaciones que convergen en esa memoria común.

Comencé mi recorrido laboral en un laboratorio farmacéutico, luego una empresa constructora y durante 15 años trabajé en lo que hoy es Prosegur Uruguay. Estando allí terminé mi carrera de Contador Público y el MBA. Fui gerente en Citibank y ahí abracé una nueva orientación vocacional, el asesoramiento financiero. Hoy, luego de haber estado durante años desempeñando esa función en varias entidades financieras internacionales, disfruto junto a mis socios del desarrollo de nuestra consultora BECA Advisors. No me cabe duda que lo aprendido en el restorán también se aplica en este caso, entender y respetar a los clientes.

Mi amigo Celestino Duarte fue quien me invitó a ser parte de esta comunidad increíble que es AEGU. Aquí conocí gente que ha construido el reconocido prestigio empresarial de la colectividad gallega en Uruguay, y a pesar de eso nos sorprenden siempre con su humildad y solidaridad.

Fui Presidente de la Asociación y tuve el gusto de haber sido uno de los fundadores de O Resumo. Hoy, tengo el honor de integrar la Comisión Directiva que preside nuestra querida Cra. Elvira Domínguez, con quien compartimos la visión de que AEGU sea un puente generacional que promueva la vigencia del emprendedor gallego adaptándonos a los nuevos tiempos, y un puente virtual con Galicia acercando sus orillas a este país que acogió a nuestros padres.

AEGU es, a mi juicio, un camino de encuentro; es más que lo que se conoce como networking, porque tiene aquello que podría resumirse con una frase que he escuchado por allí, “hacer negocios entre amigos”. Y en eso, Patricia Arijón ha sido el nexo invalorable, siempre “tejiendo” redes.

También soy docente en la Universidad ORT. Creo en la innovación y la educación como camino a un lugar mejor. Con unos amigos estamos desarrollando una herramienta digital que fomente el ahorro en los niños, CLINKKY. Me gusta la música y obviamente la comida gallega.

Por último, lo más importante en lo que a mi historia respecta es agradecer por la bendición de mi familia. Mis padres, mis hermanos, mis sobrinas, mis hijos y nueras, y mi esposa Gladys. Con ella construimos nuestro hogar, sumando los tuyos, los míos y los nuestros (Ignacio, Marcos, Santiago y María Victoria); y donde a nuestra manera seguimos manteniendo los lazos afectivos con a nosa terra meiga, aunque más no sea cantando O Miudiño, cuando estamos todos juntos. Gracias.



O Resumo Edición Nº 302 - 20 de Octubre de 2017

2 vistas

Tel.: +(598) 2915 33 46

Misiones 1475 of. 104, 11000, Montevideo, Uruguay

  • Blanca Facebook Icono