top of page

La armadora Chymar apuesta por el naval gallego para construir un pesquero innovador

La compañía viguesa elabora la memoria técnica de un buque que dedicará al calamar en las Malvinas, con procesos de automatización y congelación novedosos


La renovación de la flota se ha convertido en una inversión prioritaria para las armadoras con intereses en las Malvinas. Sobre todo, tras el espaldarazo del Gobierno británico que permite a las sociedades mixtas seguir aprovechando durante 25 años los recursos de este caladero, de importancia vital para la pesca gallega. Pero la construcción de nuevos barcos también la impulsa el compromiso que quieren demostrar las empresas mixtas (joint venture) con la descarbonización de su actividad. En este sentido, la viguesa Chymar aspira a alzarse como referente en la industria con la botadura de un nuevo pesquero que se dedicará al calamar y que se dispone a construir en un astillero de Galicia, según fuentes conocedoras de las negociaciones.


El proyecto se encuentra en la fase de redacción de la memoria técnica. Se trata de un contrato novedoso, que podría suponer un salto cualitativo en cuanto a la tecnología instalada a bordo, según las mismas fuentes, que informan de la intención de la armadora dirigida entre los hermanos Touza de dar forma a un pesquero de vanguardia, sobre todo en lo referente a la automatización y procesos de congelación de las capturas. De cumplirse todas las expectativas y cuadrar los diseños con el presupuesto previsto, podría incluso plantearse un buque gemelo.


Otro avance que diseñan tiene que ver con la propulsión del congelador y las adaptaciones para poner a flote un buque más eficiente medioambientalmente y que genere menos impacto, en sintonía con las reclamaciones que está formulando la Comisión Europea en los últimos años en favor de océanos más libres de contaminación.

Las condiciones de habilitad y comodidad a bordo es otro asunto que las armadoras que faenan en el archipiélago del Atlántico suroccidental tienen en cuenta en el proceso de modernización de la flota que llevan a cabo desde la renovación de las cuotas. El objetivo es mejorar el día a día de la tripulación a bordo.


La dirección de Chymar tiene claro el propósito de entregar este nuevo pedido al naval gallego, y no solo porque significaría generar riqueza en la comunidad donde también tienen su base el Hermanos Touza y el Golden Chicha, de la misma empresa. Parece influir más la experiencia de los astilleros de Vigo y de Marín y la capacidad que están demostrando en los últimos años para incorporar tecnología que permite mayor eficiencia y rentabilidad. De esta manera, Freire Shipyard, Armón Vigo y Nodosa son las tres factorías que se barajan para recibir en sus gradas el novedoso pedido de esta sociedad mixta. Los plazos apuntan a que será a lo largo del verano cuando se negocie presupuesto con las empresas para responder a un pedido que podría marcar un antes y un después entre la pesca gallega de altura.


Renovación


La flota especializada en el calamar loligo que se consigue en las aguas de Malvinas está en plena reconversión. El astillero marinense Nodosa botó la semana pasada el nuevo buque insignia del Grupo Pereira. Se trata del Argos Berbés, de 85 metros de eslora y cuyo diseño se caracteriza por una proa tipo invertida de gran tamaño. La previsión, informan fuentes del sector, es que este pedido se entregue en noviembre de este año para que pueda realizar su campaña inaugural a comienzos del 2025.


Simultáneamente, en Nodosa avanzan en la puesta a punto del Prion, cuyo diseño recuerda mucho al anterior, también de 85 metros de eslora y 14 de manga. Se trata de la nueva embarcación para la joint venture de la compañía Pescapuerta que también opera en el archipiélago británico de las Falklands. El astillero pontevedrés explica que las mejoras que incorpora esta unidad están «orientadas a lograr la mayor eficiencia energética, al respeto por el medio ambiente, la seguridad, comodidad y descansos de la tripulación a bordo, y la calidad del producto final».


En paralelo, el grupo Armón botó el pasado marzo el Hadassa Bay en el astillero Ría de Vigo. También está diseñado para la pesca del calamar en el caladero británico y su armadora es la compañía South Atlantic Squid, de la que es socia la firma gallega Copemar. Cuenta con un sistema de propulsión híbrido para reducir el consumo de combustible. Es un pesquero singular, ya que mantendrá la matrícula de su Vigo natal.


O Resumo Semanal - Edición Nº 600 - 13 de junio

Fuente: lavozdegalicia.es 12.06.2024

1 visualización

コメント


bottom of page