La economía volvió a mostrar signos de reactivación en diciembre, según Ceres

Tras la recuperación que tuvo el PIB el tercer trimestre, en el cierre del del año la actividad se recupera gradualmente pero aún no se configura un claro comienzo de nueva fase de crecimiento


El Índice Líder de Ceres (ILC) aumentó 0,7% en diciembre respecto al mes anterior, con una tendencia general que confirma recuperación pero sin una fuerza consolidada para asegurar que se ha retomado el crecimiento económico.


El nuevo dato permite despejar dudas sobre la baja del ILC de noviembre, que fue puntual y no indica que se vuelva a la recesión, sino que da muestras de la dificultad de la producción para aumentar en forma pareja para todos los sectores, indicó Ceres.


La conclusión es que superada la recesión que se dio entre fines de 2019 y el segundo trimestre de este año, la economía se recupera gradualmente pero aún no se configura un claro comienzo de nueva fase de crecimiento.


El dato de Producto Bruto Interno (PIB), que el Banco Central divulgó el jueves 17, confirmó que la economía salió de la recesión en el tercer trimestre, lo que había sido anticipado por el ILC de setiembre.


La economía uruguaya mostró signos de recuperación en el tercer trimestre del año, tras el desplome registrado en el período abril-junio cuando los efectos de la pandemia pegaron de lleno sobre los distintos sectores de actividad. El Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 5,9 % en el tercer trimestre del año respecto al mismo período del año pasado. Si se compara con el segundo trimestre de 2020 –y se corrigen los efectos estacionales– hubo un crecimiento de 7,8 %, según los datos publicados por el Banco Central (BCU), el pasado jueves. De esta forma, el PIB mostró un cierto rebote tras la caída de 10,4% que tuvo en el segundo trimestre del año por los efectos de la pandemia y el cierre de la economía.


Por otro lado, el Índice de Difusión de Ceres de diciembre fue 80%, lo que indica que la mayoría de las variables que componen el ILC se comportaron de manera expansiva. Este indicador había sido 60% en julio, 70% en agosto, 80% en setiembre, 50% en octubre y en noviembre, por lo que el registro de diciembre es alentador para la continuidad de tasas positivas.


Este indicador es complementario del Índice Líder y mide la amplitud de la base de sustento de su movimiento mensual, considera la proporción de las variables del ILC que evolucionaron favorablemente en cada mes.


Ganadería


La faena de ganado registra una baja en el mes, pero el registro está por encima de los volúmenes de un año atrás. El sector cárnico ha tenido un comportamiento dispar a lo largo del año. Luego de la gran caída por impacto de la pandemia, las exportaciones crecieron y registraron niveles superiores a los de marzo (en términos desestacionalizados). El sector mantiene expectativas positivas para el próximo año, a pesar de la baja presentada el último mes.


Lechería


La remisión de la leche a plantas industriales dio leve baja en noviembre, pero fue 4% mayor a un año atrás, y el acumulado del año da crecimiento. La demanda internacional se mantuvo firme este año a pesar de la pandemia y eso generó que no se haya sentido el impacto en la producción. Para 2021, los técnicos del MGAP (OPYPA) proyectan una nueva expansión de las ventas en valor, del orden de 3%.


Madera


Las solicitudes de exportación de madera crecieron 20% en noviembre. No han sufrido la irrupción de la pandemia. Sin embargo, el sector silvícola ha sufrido este año la caída en la demanda con destino industrial, que no ha podido ser compensada por el aumento en las exportaciones.


Industria manufacturera


La industria manufacturera logró un repunte en octubre, que confirma la recuperación de meses anteriores. La producción general creció 1,6% respecto a setiembre, en valores desestacionalizados. Respecto a un año atrás, el volumen físico-industrial dio un fuerte incremento de 4,8%, aunque debido a la caída de los peores meses del año, el acumulado anual da una retracción de 5%.


Empleo en la industria


El sector manufacturero tiene otro año con pérdida de puestos de trabajo, aunque el último mes dio una leve tasa positiva respecto a setiembre. En relación a enero-octubre del año anterior, el personal ocupado se contrajo casi 10%, mientras que las horas trabajadas lo hicieron en 14%.


Construcción


La venta de cemento ha tenido un gran crecimiento a lo largo de este año, en un sector de construcción que venía con recesión de los últimos tiempos. Las ventas de cemento dieron un aumento de 8% en noviembre, respecto al mes anterior y en términos desestacionalizados, mientras que frente a un año atrás hay un crecimiento muy superior.


Consumo


La recaudación de impuestos al consumo tuvo resultado diferente para IVA y para Imesi, mientras que lo común para ambos casos es de baja importante respecto al año anterior. El IVA sufrió menos que el Imesi, que estuvo más afectado por el rubro combustibles.


Venta de autos


Las ventas de vehículos cero kilómetro dieron, en octubre, un aumento importante, con un volumen de unidades comercializadas que fue 15% superior al de un año atrás. La comercialización de vehículos sufrió una gran caída a partir de marzo, porque el mercado se paralizó por la pandemia, y la recuperación fue gradual a medida que se retomaron actividades.


Inversiones


La importación de bienes de capital tuvo una baja de 1,3% en octubre, pero la tendencia ha sido de recuperación rápida tras una brusca caída en el otoño; sigue algo por debajo de un año atrás porque el rebote de la crisis no tuvo fuerza como para volver a nivel precrisis.


Energía eléctrica


La venta de energía eléctrica tuvo un resultado muy distinto según se trate de residencial o de uso industrial. En el primer caso, la pandemia generó un aumento de consumo que luego se vio neutralizado, pero continua en valores superiores previo a la crisis. Por su parte, la venta para uso industrial sufrió una caída fuerte en otoño y luego se recuperó rápido, pero sin lograr firmeza en la tendencia y estando debajo del nivel previo a la declaración de emergencia sanitaria.


Combustibles


La venta de combustible dio una baja de 2% en noviembre, pero el resultado es diferente según nafta o gasoil en el acumulado anual.  La comercialización de gasoil en enero-noviembre es 3% inferior a las de iguales meses de 2019, mientras que la venta de nafta da una baja de 3%.


Movimiento portuario


El movimiento de contenedores en el puerto de Montevideo tuvo fuerte incremento en noviembre, de 18,5% respecto al mes anterior y se ubica en un nivel superior al del año pasado.


Transporte


Los servicios relacionados a la movilidad de pasajeros fueron, sin duda, uno de los rubros más afectados por la pandemia. Bajo esta perspectiva, se puede visualizar cómo han disminuido notoriamente los toques de ómnibus en la terminal de Tres Cruces (cada vez que una unidad pasa por la terminal se considera un “toque”). Si bien se aprecia una recuperación, aún está lejos de recuperar niveles prepandemia, la cual se verá enlentecida por la desfavorable evolución de los casos en nuestro país.


Telecomunicaciones 


Los servicios de telecomunicaciones venían con una baja de ventas desde noviembre, como resultado de la fase recesiva de la economía, lo que se agravó en la crisis de marzo, pero luego tuvo fuerte recuperación. Las ventas de octubre aumentaron 7,5% respecto al mes anterior, en términos desestacionalizados.


Créditos bancarios 


Las operaciones de créditos realizadas por familias y empresas han caído considerablemente producto de la pandemia. Para el caso de las familias se ha sentido más el efecto, pero ha tenido una recuperación completa. Sin embargo, las operaciones de créditos realizadas por empresas han continuado la baja que mantenían desde el comienzo de la recesión.


Desagregado por sectores, la evolución de las operaciones activas realizadas por empresas pertenecientes a los rubros comercio y servicios, y manufacturas, han sido similares. Dichos rubros mantienen sus operaciones de crédito cerca de un 25% debajo de un año anterior (a octubre).


Mercado laboral


El mercado de trabajo confirma una mejora prudente, pese a que la tasa de desocupación ha aumentado, lo que se explica porque más gente se vuelca a la plaza. El nivel de empleo venía en baja desde hace varios años y esta crisis le dio un golpe duro. En 2014, el promedio de la tasa de empleo fue 64,7% y comenzó a bajar en cada año, desde 2015. Entre 2015 y 2019 las tasas promedio de empleo fueron las siguientes: 63,8%, 63,4%, 62,9%, 62,5%, y 62,2%. El promedio de lo que va del año es 60,4%, pero los últimos registros están dando un nivel de un punto más.


Los ocupados ausentes (que mantienen vínculo con su empleo, aunque no están trabajando) ha venido en baja desde abril, cuando llegó a 23,7% del total de ocupados y se redujo a 5,7% en octubre. La tasa de desempleo quedó en 11,2%, el nivel más alto desde marzo de 2006.




O Resumo Edición Nº 444 - 24 de Diciembre de 2020

Fuente: elobservador.com.uy 22.12.2020

4 vistas

Tel.: +(598) 099 922 166

Tiburcio Gómez 1330. Piso 3.  CP. 11300 Montevideo, Uruguay

  • Blanca Facebook Icono