La guerra de los riders: quién es quién en la batalla de Glovo

Las diferentes plataformas de los trabajadores de la plataforma digital tensan la cuerda para imponer sus derechos


El tiempo se acaba para Glovo y las otras plataformas digitales de reparto antes de que entre la nueva Ley de riders, que tanto está dando de qué hablar. Gobierno, sindicatos y CEOE no se ponen de acuerdo en los términos de la regulación de estos trabajadores, que en su mayoría son autónomos pero que, tal y como ha dictado la Justicia en una decena de ocasiones, ha fallado a favor de los riders ya que considera que existe una relación directa entre empresa y empleados.


Las posiciones entre las diferentes partes dentro de los agentes sociales y Gobierno están separadas ya que la patronal entiende que los trabajadores de Glovo deben seguir siendo falsos autónomos aunque con otros derechos, algo por lo que no pasa el Ministerio de Trabajo.


Recordemos que Inspección de Trabajo ha dado de alta a miles de repartidores de Glovo o Amazon, obligándoles a ponerlos en nómina. De acuerdo con las cifras ofrecidas por el Ministerio de Trabajo a este medio, ya hay más de 18.000 riders que deben ser dados de alta en la Seguridad Social.


Dos visiones


A un lado se encuentran aquellos empleados que entienden que mantienen una relación directa y laboral con Glovo o Deliveroo y que, por tanto, deben ser considerados empleados.


En el otro, se encuentran aquellos repartidores que quieren seguir siendo empleados por cuenta propia. Es decir, entienden que facturan mucho más siendo autónomos que asalariados.


Las dos partes, además, no mantienen una buena relación. Unos consideran que los trabajadores que prefieren ser autónomos tienen privilegios de parte de la empresa, mientras que las plataformas que acatan el modelo actual de Glovo recalcan que los que piden estar en nómina “no son aquellos riders que más facturan”.

Corneliu Badiu, el hombre que factura un millón de euros


Una de las plataformas que defiende el modelo es Asoriders. Dicha asociación está liderada por Corneliu Badiu. El empresario comenzó siendo un mero repartidor, pero a los pocos meses la facturación fue incrementándose considerablemente. “Llego a facturar más de un millón de euros en momentos clave del año”, asegura a Economía Digital.


Badiu posee una flota de varios vehículos y ha conseguido crear una sociedad y tiene a varios empleados en nómina. “Yo colaboro con las plataformas. Son ellas las que vienen a buscarme cuando necesitan pedidos cuantiosos. En el confinamiento, las empresas que mandaban menús a hospitales o centros contactaron conmigo. He podido trabajar con Deliveroo muchos meses”, señala.


Por eso, el empresario matiza que la nueva ley que prepara el Gobierno es un grave error. “Yolanda Díaz debe entender que hay muchos riders que prefieren el modelo actual”, recalca. “No hay que imponer nada y cada uno tiene que trabajar con el régimen que mejor se adapte”, señala.


El ‘rider’ pro Glovo que ha sido de alta


En las últimas semanas, se ha creado otra plataforma que defiende a los riders a fines a la plataforma digital. El primer proyecto se centra en el diseño colaborativo y la votación abierta de una propuesta sobre cómo les gustaría a los repartidores que su trabajo fuera regulado y qué aspectos deberían tenerse en cuenta.


Según la propia organización, la plataforma ya cuenta con más de 1.500 participaciones con las que se pretende crear una “contra-propuesta” a la Ley Rider, que será presentada a “principios del año que viene” a los representantes políticos.


Dicha plataforma está liderada por Gustavo Gaviria, un repartidor que ha sido dado de alta por Trabajo, a pesar de que no es partidario de este modelo. El pasado 11 de junio, según indica Eldiario, fue declarado laboral por la justicia tras la denuncia de oficio que presentó la Seguridad Social contra Glovo en Madrid. El rider estaba inmerso en la causa de los repartidores extranjeros en situación administrativa irregular, que alcanzó a 68 mensajeros en total.


RidersxDerechos piden acción al Gobierno


En el otro lado se encuentran los riders que denuncian a Glovo que “tienen unas condiciones pésimas y tercermundistas”.


Por otra parte, desde RidersxDerechos indican que este tipo de asociaciones son muy próximas a Glovo y otras compañías. Así lo confirman varios trabajadores con los que se ha puesto en contacto Economía Digital.


“Es imposible poder demostrar con documentos porque las empresas y ellos manejan todo bien para que tengan los mejores horarios y las mejores zonas”, se lamentan. “No es ninguna novedad que mantienen reuniones con los directivos mientras que nosotros (los críticos con el modelo laboral) no tenemos acceso a ellos”, zanjan.


Además, critican que algunos de los líderes de las plataformas se personifiquen en los juicios en defensa de Glovo. “Gustavo Gaviria, miembro de Repartidores Unidos, ha acudido a careos judiciales en diferentes puntos de España cuando él reside en Madrid”, apuntan estos trabajadores autónomos.


Por último, al igual que los sindicatos, piden rapidez al Gobierno para evitar que sigan “aprovechándose” de miles de personas que no pueden tener “una oferta laboral mejor”





O Resumo Edición Nº 445 - 31 de Diciembre de 2020

Fuente: economiadigital.es 25.12.2020

6 vistas