top of page

Luis Miguel Varela: «Galicia lo tiene todo para producir gases renovables en abundancia»

El gerente de la Asociación Gallega del Hidrógeno explica que la clave para el desarrollo industrial del sector es disponer de grandes cantidades de agua y de energías verdes


Luis Miguel Varela es catedrático de Física en la USC y gerente de la Asociación Gallega del Hidrógeno, que promueve el impulso de esa tecnología en la comunidad.


—¿Conocían el proyecto de Maersk?

—No, no. Pero será el más grande de los que yo conozco, necesitará un gigavatio de electrolizadores en las dos plantas y captura de dióxido de carbono, así que tendrá que hacerse cerca de una refinería, una cementera, una siderúrgica...


—Así que construir la fábrica de metanol en el puerto exterior de A Coruña tiene sentido.

—Desde el punto de vista de la lógica del proyecto tendría todo el sentido que estuviese en A Coruña, con conexión al mar.


—¿Por qué despierta tanto interés Galicia entre los promotores de biocombustibles?

—Es una región óptima, con gran disponibilidad de recurso hídrico, que es la base para producir hidrógeno. Necesitas muchísima agua y en Galicia la tenemos, pero la dulce no es infinita, pero ya se está investigando la electrolisis marina (para usar agua del mar). Además, Galicia tiene un ecosistema de innovación y de investigación que empieza a ser muy importante, y muchísima producción de energía renovable. Lo tenemos todo para producir gases renovables en abundancia.


—Otra clave es producir esa energía a precios bajos, ¿no?

—La producción renovable se produce esencialmente a cero, el problema es cuánta necesitaríamos para desplegar todos los proyectos que se están promoviendo. Por supuesto hay que hablar en serio de eólica marina y de la terrestre, conjugando todos los intereses en juego, que son muchos.


—Claro, si no hay parques nuevos, no hay fábricas.

—Pues si queremos producir gases renovables tendremos que aumentar muchísimo la producción de energía eléctrica y tiene que venir de fuentes renovables, de lo contrario no podríamos ponerle la etiqueta de verde.


—Su asociación promueve el hidrógeno renovable, pero Maersk quiere fabricar metanol. ¿Es lo mismo?

—El hidrógeno verde es la base para fabricar el resto de combustibles, todos son hidrocarburos, llevan hidrógeno y carbono.


—La producción de gases renovables sigue sonando como algo lejano, ¿lo está tanto?

—Se está produciendo ya hidrógeno renovable, pero hay que hacerlo todavía a gran escala para que resulte más barato.


—¿Por qué no se ha desarrollado hasta ahora?

—Eso no obedece a razones científicas, sino a la racionalidad económica. Sigue siendo caro porque no ha habido inversiones suficientes. Producir un kilo de hidrógeno renovable cuesta cinco euros, mientras que el hidrógeno gris está entre dos y tres. Además, hasta ahora no ha habido esa necesidad, pero ahora sí. Porque ya no tenemos garantía de acceso a las fuentes productoras de hidrocarburos, hay un problema de seguridad energética que hasta ahora no había y como continente no nos queda otra. Y, además, hay unos objetivos de descarbonización en Europa.


—¿Cómo va a ser el proceso de sustitución por biocombustibles? Por ejemplo, ¿con qué funcionarán las calderas de gas?

—Con hidrógeno, pero iremos a una fase de transición en la cual se irá a mezclas con inyección de hidrógeno en la red de gasoductos. De hecho, ya es posible inyectar un 5 % de hidrógeno en la red actual, pero podría llegar al 20 % en tubería metálica y en polietileno aguantaría el 100 %.


—¿Y los barcos?

—Hay dos tecnologías: el metanol, para el que ya hay motores comerciales, que es fácil de acumular en puertos; y la otra gran tecnología que está explorando Maersk en Singapur es el amoníaco como combustible naval. El problema es que es más tóxico, el metanol también lo es, pero por ingesta.


—Y ¿barcos con hidrógeno renovable?

—Es complicado porque tendría que ir en grandes depósitos a alta presión. Para el transporte pesado por carretera, en cambio, es el combustible.


—¿Los gases renovables no contaminan?

—Si son completamente renovables no contaminan o son de ciclo neto cero, por ejemplo, los biocombustibles captan la misma cantidad de carbono que liberan. El hidrógeno depende de cómo se consuma porque quemado en motores puede producir óxidos nitrosos por la alta temperatura de combustión, pero en general la contaminación es muy inferior o es directamente cero en la inmensa mayoría de los casos.




O Resumo Semanal - Edición Nº 529 - 11 de Noviembre

Fuente: lavozdegalicia.es 5.11.2022

7 visualizaciones

Komentarze


bottom of page