top of page

Un empresario de A Coruña ante el desabastecimiento: «Espero un pedido para dentro de un año»

Los pequeños comercios trabajan a medio gas y con incertidumbre por la falta de suministros

Jesús Cao, de Global Components Electronic S.L., dice que «cruza los dedos» para que sus pedidos lleguen Gema García

«Hay un problema bastante grande con el tema de los suministros. Mucho más del habitual. Los pedidos que tardan en llegar de seis a ocho semanas, ahora tendré que esperar un año para recibirlos». Jesús Cao Lago, gerente de la empresa Global Components Electronic, S.L., con una tienda en la calle Santiago Rey Fernández-Latorre, explica que ese desabastecimiento se da, especialmente, en los componentes electrónicos. «El problema es que los materiales vienen de China y el fabricante no dice cuándo va a empezar a producir. Por lo que compras cruzando los dedos para que los chinos nos suministren ese material y no pase nada en todo un año». Cree que muchos comerciantes «se quedarán colgados», así que «hay que estar atentos a quién compras».


«Hay un problema bastante grande con el tema de los suministros», dice Jesús Cao Gema García

Precios multiplicados por siete

Dice también Jesús Cao que los precios se han disparado. Si antes podía comprar una pieza por 0,80 euros, ahora ese mismo componente lo está pagando a 5,40 euros. «Hay tres grandes plataformas que ven los stocks que tienen los demás, y ante la escasez marcan los precios de mercado», explica el gerente de esta empresa de A Coruña.


El retraso y la falta de suministros afecta, en general, a casi todos los sectores. Y José Manuel Otero, que lleva 30 años en la empresa AyB Consumibles de Informática, confirma que siempre hubo roturas de stock, «pero nunca nada parecido a lo que estamos viviendo y de forma tan prolongada». Dice que hay ciertas referencias que han «desaparecido», incluso en las webs oficiales de las marcas HP y Canon. «Pone que está temporalmente agotado, pero así llevamos un año y medio», se queja. También ya no se ofertan packs con varios cartuchos para impresoras con precios ventajosos. «Los clientes, la verdad, es que reaccionan bastante bien porque en sus propios sectores están padeciendo lo mismo, así que se toman con resignación estos inconvenientes», explica.


José Manuel Otero dice que hubo siempre roturas de stock, pero nunca tan prolongadas como ahora Gema García

En los negocios pequeños también tienen dificultades. De hecho, Juan Luis Lapido, que tiene un taller en la calle Pintor Seijo Rubio, confirma que tardan mucho en llegar las piezas de recambio para los coches. «Así que a los clientes no les queda otra que esperar», añade. Recuerda que el año pasado cerraron muchas fábricas y los proveedores, por lo tanto, tampoco podían suministrar los materiales. «Es todo una cadena. Los servicios oficiales de los concesionarios estuvieron con gente en ERTE y eso también ha influido. De hecho, muchos departamentos de recambios ya no abren por las tardes, cuando antes de la pandemia sí lo hacían».


No hay recambios, por lo que a los clientes «les toca esperar», dice el responsable de Talleres Lapido Gema García

José Luis Armas, que lleva 40 años en el sector de iluminación y electricidad, comenta que determinados proveedores confirman que tienen dificultades para conseguir algunos productos. «Por suerte, nosotros tenemos suficiente disponibilidad de artículos. Pero sí es verdad que todo se ha encarecido, sobre todo el cobre», dice. Incide en que todas las casas han mandado presupuestos con importantes subidas de precio: «Todos han subido sus tarifas», recalca. Electricidad Armas, que en su momento llegó a tener 18 empleados, ahora persiste con tan solo dos. «Y no... no tiene que ver con la pandemia. Más bien con que no hay nadie detrás que venga empujando para un relevo. Ya veremos lo que pasa cuando llegue mi prejubilación o jubilación», comenta.


José Luis Armas, de Electricidad Armas, confirma que los distribuidores han elevado sus tarifas Gema García

Los problemas logísticos afectan también al sector textil. De hecho, en la tienda Lala Shanghái, confirman que han tenido que contratar un servicio de transporte privado para que la mercancía llegue a tiempo. «Muchos de nuestros productos provienen de China, pero si los barcos no llegan a Barcelona, tampoco a nuestros distribuidores de Madrid», comentan desde esta tienda de ropa y complementos. «A mediados de julio estuvimos sin camisetas de tirantes, así que imagínate», añaden.


Por otro lado, grandes empresas del ámbito coruñés como Repsol tienen el suministro garantizado. «No hemos tenido ni prevemos afecciones por falta de suministro tanto de materia prima como de componentes», indicaron. «Durante meses hubo una baja demanda, lo que ha hecho que ahora haya suficientestock. Y, aunque empieza a subir de nuevo la demanda, no hay escasez de crudo porque, además, nuestra ruta en barco se hace desde el continente americano», indican.




O Resumo Edición Nº 474 - 27 de Agosto de 2021

Fuente: lavozdegalicia.es 26.08.2021

5 visualizaciones

Comments


bottom of page