Uruguayo llegó “pelado” a España en 2002 y durmió en la calle. Hoy tiene tres restaurantes



"En Uruguay, con 18 años, monté un restaurante sin saber nada de gastronomía. A mí me gustaba mucho tener algo mío y monté un restaurante que se llamaba Café Rural", recuerda el uruguayo Ignacio Juanvelz, radicado en Madrid, en declaraciones al periódico local El Español.

En aquel tiempo, Ignacio compaginaba el trabajo en su restaurante con los estudios en Arquitectura. El local "funcionaba bárbaro", pero lo vendió y se fue de viaje por Europa con su pareja de entonces. En medio del viaje la relación se rompió. Mientras comenzaba a emprender el regreso desde Alemania, decidió hacer una parada en la ciudad gallega. "Vine a A Coruña para estar unos días y me quedé", recuerda.

"Todo el dinero me lo había gastado en el viaje y no estaba en mi mejor momento". Cuando llegó a la ciudad sólo conocía a una amiga a la que había contactado previamente y que era prima del "Rifle Pandiani, que por entonces jugaba en el Deportivo La Coruña. "Los primeros momentos fueron muy difíciles porque no tenía donde quedarme. Sólo me quedaban 40 euros en el bolsillo y ya no tenía ni el pasaje para volverme a Uruguay", narra en declaraciones al citado medio. "Llegué a dormir en la calle", reconoce.

Sin embargo, el "instinto buscavidas" le impidió quedarse quieto, y poco a poco las cosas comenzaron a cambiar. A través de un conocido contactó con otro uruguayo que trabajaba como mozo en una cafetería. "Charlé con él y le comenté que no tenía donde vivir. Estaba en la calle completamente. Él, por lo menos, me deja quedar en su casa. A raíz de eso, ante la necesidad, me busqué la vida como pude. Yo lo que había estudiado no era lo suficiente para poder dedicarme a ello, así que busqué algo más práctico para ganar algo de dinero", explica.

"Empecé a buscar en la hostelería. A Coruña estaba en un momento muy bueno, así que fui local por local dejando en un papelito el teléfono de ella (mi amiga) y mi nombre. Quería trabajar de lo que fuera. Trabajé hasta en tres sitios a la vez hasta que pude independizarme compartiendo piso en la Avenida Finisterre con dos chicas estudiantes de Lugo. El primer trabajo serio que tuve en la hostelería fue en La Montanera, en la Marina. Llegué a ir varias veces hasta conseguir el trabajo. Empecé allí a trabajar y a los seis meses ya era encargado. Estuve seis años trabajando en ese local" rememora.

"La ciudad me supo arropar. Se dice que esta es la ciudad donde nadie es forastero y así fue conmigo. Yo creo que no existe la suerte, es cuestión de trabajarla. Yo me rodeé de buena gente, gente que a día de hoy siguen siendo mis amigos", expresa.

Un asado inspirador

Un buen día, a Ignacio se le ocurrió hacer en la terraza de su casa un asado. Todo surgió por casualidad. Yo empecé a decir: ‘Parrillada Charrúa atendida por su propio dueño'. Y hí quedó el asunto", recuerda. Sin embargo, un día regresaba de cenar y de camino reparó en un local comercial vacío, donde había funcionado una cafetería. Me di cuenta que llevaba mucho tiempo vacío. Al verlo me cuestioné si sería el momento de tener algo mío. Yo no tenía suficiente dinero, pero tuve la suerte de que el banco me ayudó". Ese fue el origen de "El Charrúa", el primer restaurante de Ignacio en la ciudad. Hoy posee también una filial en Madrid. A su vez, también creó un segundo restaurante llamado El Cannibal, cuyo local coruñés cerró pero pervive en Madrid. Ahora se apresta a inaugurar un nuevo emprendimiento en la capital española: Charrúa Mar.


Si bien bien reside en Madrid, sus negocios lo hacen viajar con frecuencia a Coruña.

"Abrimos el 8 de agosto de 2009, este año cumplimos 10 años. Empecé con un socio amigo, también uruguayo. Era un local chiquito, con cuatro mesas. La gente me decía que estaba loco porque de aquella esta calle estaba desolada y, por otro lado, abrir un local de carnes en una ciudad de mar... Y ofrecer además carne argentina. Era un poco loco, pero yo quería probar", narra. Hoy en día, ofrece carnes de España, Argentina, Uruguay, Estados Unidos, Australia y Alemania.

"En Madrid abrimos hace tres años y medio el Cannibal y hace un año y medio el Charrúa. Y ahora en marzo abrimos Charrúa Mar", donde se trabajará mucho con pescado a la parrilla.

El diferencial que ofrece la cocina de los restaurantes de Ignacio es ofrecer las carnes asadas "a la uruguaya". No con carbón, como se hace en casi todas partes, sino con brasa de leña.

"Para mí es mágico el fuego de la leña. La madera se quema y el efecto que da el fuego que lo convierte en brasa y que después esa brasa sea la que cocine. Es un ritual. Sin duda, es mucho más sano que cocinar a punta de llama con fuego, que es cancerígeno. Nosotros, además de encina, usamos mucho el sarmiento, que es la vid de la uva y ahúma muy bien a las carnes. La nuestra es una forma muy tradicional, yo creo en ella y seguiré trabajando en ella", afirma.

Hoy en día, este uruguayo que cayó Coruña un poco por casualidad y muy corto de dinero, se considera un autodidacta de la cocina.

"Me he ido adaptando. Creo que soy una persona con mucha curiosidad y amo lo que hago. Pasé de una necesidad como era sentir que no tenía ni para comer a ser hoy un equipo de 60 persona. Y vamos a pasar a ser 85 en marzo".


O Resumo Edición Nº 397 - 6 de Diciembre de 2019

Fuente: montevideo.com.uy 29.11.2019

12 vistas